Whitney Houston, el mito sigue vivo 9 años después de su muerte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El 11 de febrero de 2012  hace 9 años, la voz de Whitney Houston se apagó para siempre, dejando huérfano al mundo de la música.

Whitney falleció antes de tiempo, demasiado joven, pero también hastiada de su vida, en un hotel de Beverly Hills un día antes de la entrega de los Grammy.
Whitney falleció antes de tiempo, demasiado joven, pero también hastiada de su vida, en un hotel de Beverly Hills un día antes de la entrega de los Grammy.

Sin embargo, la muerte de la diva de la música, a los 48 años, la convirtió en un mito y, a pesar del paso del tiempo, sus inolvidables éxitos siguen sonando continuamente y ya forman parte de la banda sonora de nuestra vida.

Adicta a las drogas, y muy deteriorada, Whitney falleció antes de tiempo, demasiado joven, pero también hastiada de su vida, en un hotel de Beverly Hills un día antes de la entrega de los Grammy. Ahogada en la bañera tras una intoxicación de cocaína, una muerte que causó gran conmoción a todos aquellos que confiaban en que una de las grandes estrellas de todos los tiempos – que llegó a vender 170 millones de discos – lograría superar sus adicciones y volvería a ser la misma que nos enamoró con su voz única y su belleza fuera de lo común.

Unas adicciones que comenzaron tímidamente cuando comenzaba su carrera musical y que fueron consumiéndola poco a poco, hasta un terrible final que nadie imaginaba. Excepto ella, que en 2002, 10 años antes de su muerte, confesaba: “Mi mayor demonio soy yo misma”. Sin embargo, pese a protagonizar numerosos escándalos y a un deterioro físico por el que ni siquiera parecía la misma, nunca perdió la clase innata que la acompañó hasta el día de su fallecimiento.

Hoy, con motivo de su noveno aniversario de muerte, y a pesar de que nunca ha dejado de estar presente, recordamos los hitos que consiguió en el mundo de la música gracias a su impresionante voz y a su carisma sin igual en la década de los 90, consolidándose como una de las artistas afroamericanas más importantes de todos los tiempos.

A día de hoy sigue siendo la cantante femenina más galardonada de todos los tiempos, con más de 600 premios – entre ellos 7 grammys – más de 170 millones de discos vendidos, un hito prácticamente inalcanzable. Además, Houston fue la única que tuvo 7 canciones consecutivas en el primer puesto en la lista de 100 Éxitos de Billboard con: Saving All My Love For You, How Will I Know, Greatest Love Of All, I Wanna Dance With Somebody, Didn’t We Almost Have It All, So Emotional y Where Do Broken Hearts Go.

En 1991 actuó en la Súper Bowl, entonando el himno nacional de los Estados Unidos, en 1993 enamoró al mundo en su debut como actriz en “El guardaespaldas” – mención aparte su química con Kevin Costner – e incluso ganó un Oscar en 1999 a mejor canción original junto a Mariah Carey con el tema “When You Believe” para la película animada “El Príncipe de Egipto”.

Dejando a un lado su polémica vida privada – y los escándalos que protagonizó con su exmarido, Bobby Brown, Whitney Houston ha pasado a la historia por temas como “I Will Always Love you”, “I wanna dance with somebody” o “I have nothing”, que en su día la consolidaron como la más grande y ahora, 9 años después de su muerte, la mantienen más “viva” que nunca.