Wajer 55 “el súperyate más pequeño del mundo”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Wajer 55 crece de 38 a 55 pies y es conocido dentro de la náutica internacional con el eslogan “el súperyate más pequeño del mundo”. Este eslogan nos da una idea de lo que podemos encontrar dentro, así como de su exclusividad. Y es que desde 2016 solo se han construido unas 50 unidades, que pueden verse en plazas tan exclusivas como Miami, la Costa Azul, Marbella, Ibiza o Mallorca, lugares donde también se pueden alquilar con tripulación al servicio del cliente por no menos de 10.000 euros el día

2606_barco_wajer_55_reina_maxima.

El modelo en cuestión fue construido por el astillero holandés Wajer Yachts (al igual que el yate anterior Wajer 38) y diseñado por el exclusivo estudio Sinot Yacht Desing. Entre sus características principales, tiene 16 metros de eslora y 4,4 de manga, unas medidas en las que caben todo tipo de comodidades, como una suite principal, cocina con electrodomésticos completos, camarotes y varios espacios para relajarse en cubierta. Es un diseño que se puede personalizar, ya que el comprador puede elegir los colores del casco, tapizados y muebles, tanto exterior como interior, así como la disposición de los asientos.

Entra las principales características que posee el nuevo Wajer 55, son sus cifras de performance lo que dicen todo: 40 nudos de velocidad máxima y 28 de velocidad de crucero, todo esto con 3 motores Volvo Penta con sistema de última tecnología denominado IPS 650, además de un sistema de conducción para maniobras con joystick y posicionamiento dinámico, y 2 pantallas táctiles para facilitar la operación de la embarcación. Su capacidad de combustible es de aproximadamente 2.400 litros y su consumo (declarado por el fabricante) a unos 25 nudos de velocidad es de 130 l/h, arrojando unas 18 hs de navegación en forma continua.
El espacio en cubierta permite que fácil unas 20 personas naveguen con placer y disfruten sin problemas, por ejemplo, de una fiesta de verano sobre el mar. En las cubiertas interiores hay espacio para que entre 4 y 6 personas no sólo pueden vivir la fiesta, sino quedarse a dormir muy cómodamente, gracias a sus dos camarotes, baño y cocina completa.

Entre los detalles de lujo a destacar tenemos: paneles de techo rígidos y extraibles para proteger la cubierta del sol en caso de que sea necesario, grill, heladera y fabricadora de hielo en cubierta. Y, por último, un garaje en la zona de popa debajo de un solárium, en la que caben todos los juguetes náuticos que uno se atrevas a soñar para hacer del día de navegación una diversión constante.