7 reformas sencillas que puedes hacer a tu casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Nuestras casas también necesitan renovarse de vez en cuando. Pero hacer una gran reforma a veces da muchísimo miedo por el coste que supone. Lo que te vamos a proponer son alternativas al alcance de cualquier bolsillo. Con ellas vas a conseguir dar un aire mucho más actual a tu hogar. Los expertos de Habitissimo dan algunas claves. ¡Empezamos!

1. Una mano de pintura

Habitissimo
Habitissimo

Es una de esas tareas de mantenimiento mínimo que necesita cualquier vivienda y que te van a costar menos de 1.000 euros. Simplemente cambiando el color de las paredes ya notarás una gran diferencia.

Pero si quieres un cambio más vistoso sin que el presupuesto se eleve, céntrate en la estancia principal. Puedes emplear pintura decorativa o poner papel pintado para destacar una de las paredes del salón. O puedes eliminar ese gotelé pasado de moda y aplicar una pintura lisa.

2. Suelos nuevos

Habitissimo
Habitissimo

Los suelos sufren especialmente, y no es necesario gastar una pequeña fortuna en renovarlos. Por menos de 1.000 euros la mejor solución es poner losetas o lamas vinílicas autoadhesivas. Las hay en infinidad de modelos, incluso imitando casi a la perfección madera, piedra o baldosa hidráulica. Tu casa parecerá otra completamente diferente.

También puedes hacer lo mismo que te sugeríamos con la pintura: centrarte en el salón. Es la estancia que más se ve y una de las que más sufren. Por ello, siempre puedes renovar solo el suelo de esta habitación y colocar, por ejemplo, un laminado o una tarima bonitos.

3. Estrenar baño

Habitissimo
Habitissimo

En un baño, 1.000 euros dan para mucho. Por ejemplo, puedes sustituir la bañera por una ducha. Es una reforma sencilla y rápida con la que, además, vas a ganar un espacio muy útil y también seguridad.

Otras mejoras que se pueden realizar con un presupuesto tan ajustado: cambiar los sanitarios por modelos más actuales, sustituir el viejo mueble y los grifos o pintar los azulejos con un esmalte especial y poner un suelo vinílico. Si el baño no es muy grande, incluso será posible hacer más de una mejora con esos 1.000 euros.

4. Un repaso a la cocina

Habitissimo
Habitissimo

Ocurre exactamente igual que en el baño, hay unas cuantas posibilidades. Empezamos pintando los azulejos y poniendo un suelo vinílico. Otra opción: pintar los muebles si no están en mal estado o cambiar solo las puertas. Si además renuevas la encimera, el fregadero y el grifo, tendrás una cocina nueva por menos de lo que piensas.

Otra idea es unificar espacios. Cuando cocina y salón solo están separados por un tabique, con 1.000 euros es posible eliminarlo y unir ambas estancias. Haz una barra de desayuno sencilla para marcar la separación y verás como tu casa parece mucho más grande y actual.

5. Puertas nuevas

Hoy en día, en el mercado hay puertas realmente económicas, pero si las que tienes en casa son de calidad y solo quieres renovar un poco su aspecto, pintarlas o lacarlas en el color que más te guste no encierra mayor complicación. Lo puedes aplicar tanto a las puertas de paso como a las de los armarios.

Por menos de 1.000 euros también cabe la posibilidad de cambiar alguna (por ejemplo, la del salón o la del baño) y colocar una puerta corredera. Esta solución te permitirá ganar algo de espacio y te dará más juego a la hora de colocar el mobiliario.

6. Mejora la iluminación

Habitissimo
Habitissimo

En una casa ese esencial porque amplía visualmente los espacios y aporta calidez. Si no lo has hecho, pásate al led, amortizarás la inversión en muy poco tiempo. Pero, con un presupuesto de 1.000 euros puedes darte el lujo de hacer un falso techo en el salón y empotrar unos focos o colocar luces indirectas.

7. No olvides la terraza

Habitissimo
Habitissimo

Con solo 1.000 euros puedes hacer que tu terraza se convierta en ese pequeño oasis donde disfrutar del sol de la primavera o las noches de verano. ¿Qué puedes hacer? Poner un suelo de tarima natural o sintética nuevo, dar una mano de pintura, colgar unas guirnaldas de luces y hasta poner algún mueble básico.

Ya lo has visto, con menos de 1.000 euros puedes dar un aire nuevo a tu hogar haciendo pequeñas mejoras que tampoco requieren de obras y que tendrás listas en muy poco tiempo. Eso sí, recuerda que para conseguir acabados perfectos es mejor dejar el trabajo en manos de profesionales.