,

Persico Fly40

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Apenas cinco meses después de que los AC75 sorprendieran al mundo en la 36ª Copa América, un nuevo proyecto acaba de salir al mercado para emular esos monocascos sustentados por enormes brazos hidráulicos. Ya se buscan armadores interesados en poseer y competir en un Persico Fly40, un auténtico ‘spin-off’ de los actuales barcos de la madre de todas las regatas.

Presentado oficialmente a la industria por Persico Marine, astillero encargado de dar forma a las dos unidades AC75 del Luna Rossa, el Fly40 incorpora el I+D y la tecnología de construcción empleados durante la reciente 36ª edición de Auckland. Este proyecto, en el que también están involucrados la empresa con sede en Valencia Caponnetto Hueber (encargada de la arquitectura naval y de la dinámica de fluidos computacional) y la neozelandesa Pure Design & Engineering (ingeniería estructural), abre un nuevo segmento en el mercado dirigido a propietarios dispuestos a competir a bordo de veleros que triplican la velocidad del viento sin tocar el agua.

La nueva embarcación es un monocasco monotipo de alto rendimiento de 11,8 metros de eslora, 3,4 metros de manga y un desplazamiento de 1.600 kilogramos. Con sus 100 metros cuadrados de superficie vélica, necesita una velocidad mínima de 7 nudos para despegar, mientras que bastan cinco tripulantes para domar el barco durante una regata de barloveto/sotaveno. Otras de las ventajas del Fly40 destacadas por el astillero son su fácil manejo y la posibilidad de ser remolcado. Por ahora se desconocen detalles del sistema de los brazos hidráulicos que sustentan la embarcación.

El proyecto cuenta con el asesoramiento de Francesco Bruni, cotimonel del AC75 que llevó al Luna Rossa hasta la final de la 36ª Copa América. «Ha sido un gran placer colaborar con Persico Marine en este emocionante proyecto», señala el regatista en el comunicado. «Al presentar hoy un ‘foiler’ ultramoderno de 40 pies, estamos en condiciones de tener un papel protagonista en la revolución del mercado. Estoy seguro de que este proyecto tendrá un gran éxito y estoy muy feliz de formar parte de él. Estamos en un momento prometedor para el mundo de la vela».

«Durante los últimos cinco meses nos hemos dedicado de lleno en lograr un objetivo impresionante: transferir nuestra investigación y desarrollo de la 36ª Copa América al mercado», explica Marcello Persico, presidente del astillero, quien confía que su creación ayudará a asentar esta nueva forma de navegar: «Gracias al rendimiento de los AC75, un barco con ‘foils’ visionario y radical, estamos siendo testigos de un cambio real de paradigma: es el momento de llevar los campos de regatas a una nueva dimensión que permita a todo el mundo disfrutar de la experiencia de volar con ‘foils'».

Con el Fly40 recién aterrizado en el mercado, falta por comprobar la acogida que tiene por parte de los armadores. La idea es contar con una flota numerosa con la que disputar un circuito de regatas organizado por Persico Marine.