Amueblar una casa pequeña con estilo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

¿Vives en una casa pequeña y te gustaría amueblarla con estilo, pero no sabes cómo hacerlo? Anímate: a menudo un espacio pequeño es sólo un espacio mal organizado. He aquí nueve trucos para amueblar una casa con espacios reducidos con gusto, eficacia y estilo.

Tira lo que no necesitas

En primer lugar, piensa en lo que realmente necesitas en tu casa y tira lo que ya no uses. Incluso las casas más espaciosas pueden parecer diminutas si están abarrotadas de cosas, la gran mayoría innecesarias. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer para liberar espacio es deshacerse de lo que ya no se utiliza. Si lo haces, además de poder poner en práctica más fácilmente todos los trucos para ordenar tu casa y acabar con el caos reinante, tendrás un punto de partida para replantear el diseño y la distribución de tu hogar.

Racionalizar el espacio

Para racionalizar al máximo los espacios de tu casa, prioriza las estancias en las que pasas más tiempo, con diferentes usos para una misma habitación -como crear un rincón de lectura junto a una ventana- y ve qué soluciones (amueblar, delimitar o abrir zonas) se adaptan mejor a tus necesidades y al espacio disponible.

Espacios abiertos en el hogar

Si tu piso está dividido en dos o más habitaciones pequeñas, considere la posibilidad de eliminar los tabiques para crear un ambiente más espacioso y también para favorecer la difusión de la luz natural. Por ejemplo, abrir la pared entre la cocina y el salón o eliminar algunas puertas puede ahorrar espacio. Otras soluciones son las encimeras, las islas y penínsulas de cocina, las puertas correderas, los paneles móviles, los muebles o las mamparas de cristal que no impiden la entrada de luz y pueden duplicar el tamaño de la habitación.

Luz natural en el hogar

El hecho de que una habitación parezca más espaciosa está directamente relacionado con la cantidad de luz natural que le llega, así que la fórmula es menos paredes y más ventanas. Juega con los materiales, los colores y la decoración, apostando por los acabados claros y las líneas sencillas (cortinas, muebles, tejidos), que amplifican mucho la luz.

Decora tu casa con colores claros

Decorar tu casa en colores claros, con el blanco en primer plano, multiplica la luz y el efecto de amplitud, así que utiliza diferentes tonos de blanco, crema, gris o beige. Si necesitas inspiración para mezclar estas gamas de colores, no te pierdas estas ideas para decorar tu dormitorio en blanco. También puedes «engañar» al ojo en términos de perspectiva y profundidad: si quieres que una habitación alargada parezca más cuadrada, pinta la pared del fondo en un tono cálido; y si quieres que una habitación sea ópticamente más alta, pinta el techo en un color más claro que las paredes.

Los muebles polivalentes ahorran espacio

Los muebles polivalentes han nacido para amueblar espacios pequeños. Cada centímetro cuenta, por lo que merece la pena invertir en muebles que cumplan más de una función, como un sofá que se convierta en cama, una mesa-contenedor con espacio para guardar varias cosas, estanterías que hagan las veces de escritorio, mesas o bancos intercalados en lugar de sillas de comedor con capacidad para varias personas. Por otro lado, los diseños personalizados son la mejor manera de aprovechar espacios complicados como techos inclinados o nichos. Prueba también los muebles modulares, son baratos y flexibles para adaptarse a cualquier zona de tu casa.

Elige muebles convertibles

Un escritorio o una mesa de comedor, por ejemplo, son muebles que pueden reducir su tamaño cuando no se utilizan, por lo que son ideales para despejar el espacio. Elígelos redondos y con alas plegables. Si el comedor está abierto al salón, defina las distintas zonas con alfombras.

Crear una entreplanta

Si tienes suficiente altura (mínimo 3,5 m), puedes aprovecharla creando un altillo para un dormitorio o un espacio de trabajo. Y, por supuesto, aprovecha cualquier pared libre para colocar estanterías, colgadores y percheros, incluso alrededor de las puertas, en los que guardar libros, platos, vinilos o películas.

Aprovecha los rincones de la casa

Identifica los «rincones muertos» y dales una función incluyendo un mueble extra o dándoles un uso diferente. Debajo de las escaleras o los rincones del pasillo pueden ser grandes soluciones si se afina un poco el ingenio.