Aprovechar más y mejor los alimentos en la cocina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Llega la hora del aperitivo en fin de semana: abres una lata de mejillones en escabeche y antes de llevarla a la mesa, viertes el líquido de la conserva por el fregadero. Vas a preparar una crema de calabacín, le quitas la piel y la tiras a la basura. Compraste un pollo asado y han quedado los huesos, que llevas al cubo de los desechos orgánicos… ¿Te suena todo esto?

Deberías saber que hay muchas cosas que tiramos a la basura y que podríamos aprovechar. De eso vamos a hablar hoy, de cómo sacar provecho a las mondas de las verduras, los huesos de un pollo o los líquidos de las verduras en conserva, por ejemplo. Vamos con ello.

  • Piel de calabacín: por supuesto, tras lavarlo debidamente puedes añadirlo tal cual, quitando los bordes, en tu crema de verduras y con la piel, sin problemas. También, si pelas el calabacín puedes añadirle esas pieles a la tortilla de patatas mientras se están friendo las patatas. Verás que te queda un sabor muy parecido a como si hicieses tortilla de espárragos, te aseguramos que ganará en jugosidad.
  • Los huesos del pollo asado: el pollo estaba tan bueno que solo quedaron los huesos. No los tires y utilízalos para un caldo: quita los restos de piel y añade al agua cebolla, puerro, zanahoria, ajo y sal. Si tienes una olla de cocción lenta, ponlo en la olla durante unas diez horas: al final dispondrás de un caldo riquísimo al que solo tendrás que añadir unos fideos. Cena resuelta.
  • ¿Pan duro? Es uno de los alimentos que suele acabar en la basura y es una pena, porque lo mismo sirve para un roto que para un descosido. Prueba a rallarlo y tendrás pan rallado para tus rebozados. También puedes hacer daditos y tendrás picatostes para tus cremas de verdura, solo tendrás que pasarlos antes por una sartén con un poco de aceite. Y si no, las exquisitas migas: trocéalo y añade algo de chorizo, panceta, patata cocida, ajo y pimentón, harán un plato sabroso y bien completo.
  • ¿Las frutas se están poniendo feas? Hazte un batido o un puré de verduras para los peques. Si el plátano tiene mala cara, utilízalo para hacer un pan de plátano o ‘banana bread’: es una merienda fabulosa para grandes y pequeños. Y ojo, que con la piel del plátano puedes preparar un fertilizante natural para tus plantas: trocéala, ponla en agua, déjalo en un envase y riega con el líquido resultante tus plantas.
  • ¿La lechuga tiene mala pinta? No tires las hojas que peor están y añádelas al puré de verduras.
  • ¿Comisteis pescado y no sabes qué hacer con la cabeza? No la tires: con ella harás un fumet de pescado estupendo que puedes usar para tu próxima paella.
  • Las hojas verdes de las zanahorias van fenomenal en las sopas de verduras. O si no, puedes picarlas muy pequeño y utilizarlas como hojas aromáticas e incluso pueden sustituir la albahaca en la salsa pesto.
  • ¿La parte verde del puerro se tira? No: si está tierno, lo puedes usar como cebollino encima de unos huevos rellenos, por ejemplo. Si está duro, basta añadirlo al caldo de verduras.
  • No tires el tronco del brócoli: cuécelo y después bátelo con una cucharada de aceite de olivo, medio limón, un poco de ajo picado y una cucharada de tahini. Ya verás qué hummus más original.
  • Las pieles de las patatas nuevas pueden servir de snack: lávalas muy bien y hornea o fríe, según gustos. Idóneas para mojar en salsas. Las pieles de pescado sirven para lo mismo: córtalas, fríelas en aceite muy caliente y tendrás unas estupendas cortezas.
  • Y, para terminar, ¿tiras el caldo de las conservas? No lo hagas: si las latas son de conservas al natural (almejas, berberechos, navajas…) ese líquido es un caldo que puedes añadir a un guiso de pescado, en vez de poner agua, pones ese caldo y ya verás que el guiso gana en sabor. Si son en escabeche, lo puedes poner en un pescado cocido o a la plancha, le da un toque muy interesante.