Bañera o ducha: Eterno dilema

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La pandemia ha impulsado las reformas en la vivienda. Según un estudio de Houzz, en el primer mes del año la demanda de profesionales se ha disparado un 62% interanual. Y una de las principales actuaciones se centra en el baño. Y la gran pregunta que nos hacemos es: ¿es mejor poner una bañera o un plato de ducha?

Ventajas del plato de ducha

Si el cuarto de baño es pequeño, la opción perfecta es el plato de ducha. Ofrece más espacio, más facilidad a la hora de limpiar y mejor accesibilidad. Cambiar la bañera por un plato de ducha es un proyecto que no es complicado, es decir, que se trata de una reforma muy rápida, tal y como señala, por ejemplo, Leroy Merlin. Esta empresa asegura que como afecta solo a una zona determinada, se puede utilizar el baño durante la reforma que suele durar un máximo de 3 días.

Unsplash
Unsplash

Además, la diferencia entre limpiar una bañera y un plato de ducha es abismal. No es lo mismo frotar una superficie prácticamente plana que una con profundidad y habitualmente más grande. Limpiar un plato de ducha es más cómodo.

El acceso a la ducha es más fácil tanto para mayores como para niños. Reserva un paso de al menos 70 cm. Y permite liberar espacio dentro del cuarto de baño que, en muchos casos, suele ser un espacio pequeño de la vivienda. En el lugar de la bañera es posible colocar, por ejemplo, un mueble auxiliar, con lo que se gana en almacenamiento.

La ducha también permite ahorrar agua y contribuir al medioambiente. El cambio de bañera a ducha también puede ser una excusa para redecorar el cuarto de baño e, incluso, poner una ducha de diseño o con colorterapia u otros sistemas que la conviertan en un auténtico spa.

Unsplash
Unsplash

Ventajas de la bañera

La bañera tiene varios diseños y puede llegar a ser escultórica: de hierro fundido esmaltado en blanco y con patas metálicas, por ejemplo, que simula una bañera antigua. También se puede colocar una bañera con forma ovalada o empotrada, que es la opción clásica y la más habitual.

Unsplash
Unsplash

Hay bañeras bicolor, de hierro fundido y con esmaltado interior blanco y exterior negro. También se puede instalar una bañera de obra.

Unsplash
Unsplash

La bañera permite sumergirte en el agua y relajarte. Además, si hay peques en casa, la bañera se convierte en otra zona de juegos más para ellos.

En cuanto a diseño, la bañera es decorativa por sí sola. Aunque necesita espacios grandes para destacar.

Unsplash
Unsplash