Barcelona compra la histórica Casa Tosquella

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Ada Colau sigue engordando el patrimonio del consistorio de la capital catalana. El Ayuntamiento de Barcelona ha llegado a un acuerdo para adquirir la Casa Tosquella, un edificio modernista de finales del siglo XIX catalogado como Monumento Histórico y Bien Cultural de Interés Nacional (1974) ubicado en el barrio de El Putxet (distrito de Sarrià-Sant Gervasi). La inversión ha supuesto 1,2 millones de euros y se destinará a equipamientos de barrio.

Desocupada desde 2012, las entidades del barrio han pedido durante años que el consistorio adquiriera la casa para su uso público y, ahora que lo ha hecho, la previsión es que la convierta en un equipamiento para gente mayor y abra su jardín al público, aunque aún no se ha marcado un calendario.

La adquisición de la finca también responde a la voluntad del Ayuntamiento de proteger edificios singulares de la ciudad para preservar su valor patrimonial, dado que la edificación y el jardín se encuentran actualmente «bastante deteriorados» por carencia de mantenimiento. De hecho, el edificio ha sido incorporado recientemente en ‘La Lista Roja

La compra de la Casa Tosquella forma parte del fondo pactado con ERC del presupuesto 2021 para la adquisición o rehabilitación de edificios singulares en operaciones que se consideraran de interés para la ciudad y ha destacado que recientemente también se han adquirido otros dos edificios singulares: El Molino y la antigua sede de la editorial Gustavo Gili.

La Casa Tosquella fue un encargo del comerciante Antoni Tosquella al maestro de obras Juan Caballé como casa de verano en 1889 y entre 1907 y 1908 fue reformada por el arquitecto Eduard M. Balcells y Buigas, uno de los últimos arquitectos del modernismo.

Ante la libertad que le dio Tosquella, tanto para la construcción como económicamente, Balcells acabó haciendo una obra con bases modernistas pero con toques arábigos y con un estilo singular, que se enmarca dentro del modernismo más ornamental, tanto exteriormente como interiormente.

La finca tiene una superficie de 867 m2 y está situada en la manzana conformada por las calles Ballester, Vallirana y Ronda General Mitre, con acceso por la calle de Vallirana número 91-93.