,

Carmen Boulogne, el homenaje de la española Hispano Suiza al mundo de la competición

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Carmen Boulogne es el nuevo modelo del fabricante español de automóviles Hispano Suiza, quien se ha inspirado en el mundo de la competición para diseñar este superdeportivo que cuenta con 1.114 CV con los que acelera de 0 a 100 km/h en menos de 2,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 290 km/h.

El Carmen Boulogne es la versión deportiva de su «hermano» Carmen, el eléctrico con el que volvió a la actualidad Hispano Suiza (fundada en 1904) en el Salón internacional del automóvil de Ginebra (Suiza) de 2019.

En comparación con el Carmen (cuya producción está limitada a 19 unidades), el Carmen Boulogne (solo habrá cinco unidades) dispone de 95 CV más de potencia y 40 km/h más de velocidad punta. Además reduce en casi cuatro décimas de segundo el paso de 0 a 100 km/h.

En esta tracción trasera los dos motores eléctricos que lo propulsan están ubicados en cada rueda trasera. En el Carmen están ubicados en el eje delantero y en el trasero, lo que le permite contar con tracción total.

 

El Hispano Suiza Carmen Bolougne es un biplaza de 4,73 metros de largo

 

El Hispano Suiza Carmen Boulogne es un biplaza de 4,73 metros de largo, 2,04 metros de ancho y 1,24 metros de alto, que tiene un peso de 1.630 kilos, 60 menos que el Carmen.

Las mejoras se han logrado gracias a una suspensión optimizada (pesa 25 kilos menos),  a un nuevo subchasis de carbono (ha aligerado 15 kilos), a una optimización de la disposición del chasis (15 gramos menos) y al uso de nuevas piezas CNC y al techo de fibra de carbono (6 kilos menos)

Asimismo, los 11 paneles de la carrocería de fibra de carbono también son «increíblemente ligeros», con un peso de 64,5 kilogramos, incluyendo el separador delantero y el difusor trasero; y el chasis de monocasco pesa solo 195 kilos, con una rigidez torsiona de 50.000 Nm/deg.

Se ha instalado una suspensión de doble trapecio en la parte delantera y trasera algo más dura que en el Carmen, que se combina con un control de amortiguación adaptable y tecnologías de distribución de la rigidez del balanceo variable para ofrecer un manejo preciso.

 

Autonomía eléctrica de unos 400 kilómetros

 

La batería que monta es de iones de litio con una capacidad disponible de 80 kWh, con la que se pueden recorrer unos 400 kilómetros (según el ciclo NEDC) con un consumo medio de unos 24 kWh/100 km.

Se puede recargar en corriente continua (DC) de más de 80 kW en media hora (del 30 al 80% de la batería) y en corriente alterna (AC) de hasta 22 kW en menos de seis horas (al 100%).

Lleva puertas de apertura de tijera, frenos de carbono y cerámica de seis pistones de alto rendimiento, asientos de carreras rematados en piel con calefacción; sistema multimedia con pantalla LCD de 10,1 pulgadas, cargador inalámbrico, control remoto y supervisión del vehículo a través del móvil, faros luces full Led, o radar de marcha atrás con cámara, entre otros elementos.

Según el fabricante, cada Carmen Boulogne es «casi infinitamente personalizable» a través del departamento de la marca «Unique Tailormade».