Cerrada la subasta de la megamansión The One de Los Ángeles en 128 millones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
La mansión más grande del mercado en Los Ángeles, The One, levantada con todo lujo de detalles y puesta en el mercado por 500 millones de dólares en 2017, ha cerrado finalmente su venta vía subasta por 141 millones de dólares, unos 128 millones de euros al cambio actual. El sueño de su excéntrico promotor, Nile Niami, que acumuló deudas por más de 100 millones de dólares ha terminado en manos del empresario de la moda Richard Saghian.Tras varios intentos para cerrar la subasta del inmueble desde 2021, la administración judicial ha decidido aceptar la oferta más alta en la última subasta de esta propiedad de más de 9.700 m2, 21 dormitorios y 42 baños en 126 millones de dólares, unos 115 millones de euros, a los que hay que sumar 15 millones de dólares, algo más de 13,6 millones de euros, en los costes y tarifas de la subasta. Pese a venderse por 356 millones de dólares menos que su precio de salida, sí se ha convertido en la vivienda subastada más cara de la historia en California.

Saghian, de 40 años, fundó Fashion Nova en 2006, un negocio de venta de ropa de moda a precios económicos. Sus ventas anuales han superado los 1.000 millones de dólares, según fuentes cercana a la empresa.

“The One Bel-Air es una propiedad única. No hay nada en la vida como ella. Como angelino de toda la vida y ávido coleccionista de bienes raíces, reconocí que era una oportunidad, que también me permite ser dueño de una propiedad única y destinada a ser parte de la historia de Los Ángeles”, afirmó el propio Saghian en un comunicado.

Se cierra este capítulo de The One, que desde su arranque ya contó con retrasos. Su construcción costó unos siete años, entre retrasos burocráticos, y los costes de edificación se dispararon, junto a los problemas de financiación del promotor, que finalmente ha terminado con la actuación de la justicia tras acumular una deuda de 106 millones de dólares. Esta espectacular vivienda ha sido diseñada por el arquitecto Paul McClean, que levantó el hogar de Beyonce y Jay-Z, y otras casas de famosos.

Cuenta con una enorme piscina de horizonte infinito, y alguna que otra laguna más. También tiene sala de cine, jacuzzi, gimnasio, bodega con capacidad para 10.000 botellas, salón de belleza, discoteca privada, bolera, y hasta casino, con cinco ascensores interiores y un garaje con 30 plazas de aparcamiento.