Crece el interés por las fincas rústicas en España

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Durante los últimos años, el stock de fincas rústicas a la venta ha aumentado en idealista, en un 16% interanual a cierre de 2021, y hasta un 47% frente a 2019. La demanda relativa sobre este tipo de terrenos también ha crecido en el último año un 24,5%, y se ha duplicado si lo comparamos con antes de estallido de la pandemia. Las provincias con mayor presión de la demanda se aprecian en Guipúzcoa, Badajoz o Ourense, mientras que Segovia, Cuenca o Toledo son las zonas donde más se ha incrementado la oferta.

Los últimos datos de transmisiones de la propiedad publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman que a lo largo de 2021 se concretaron 158.482 transacciones de fincas rústicas, lo que supone un aumento del 28,6% interanual. Pero si lo queremos comparar con un año donde la pandemia no haya influido, el incremento es del 12,4% frente a 2019. «El campo se ha convertido en un valor refugio para muchos inversores ante la volatilidad de los mercados», afirma Juan Rueda, consejero delegado de Ruralista, compañía experta en gestión de fincas, tecnología y big data.

La subida de las compraventas de estos terrenos rústicos se ha visto acompañado de un aumento de la oferta en el mercado, y de un mayor interés de la demanda por hacerse con una finca rústica. Este tipo de suelos se caracteriza por ser un terreno destinado a la explotación agrícola, pecuaria o forestal. Desde el punto de vista urbanístico, se trata de un suelo no urbano, por carecer de las obras de urbanización que lo convertirían en un solar apto para construir, o ser un suelo urbanizable.

El mayor impulso en la oferta de fincas rústicas en el mercado se produjo entre 2019 y 2020. Entre ese periodo prepandemia y la salida de lo peor de la crisis sanitaria provocada por el covid-19, el stock de este tipo de terrenos aumentó un 26,5%. Cuenca (58,1%), Valencia (50,3%), Guadalajara (46,4%), Cádiz (43,5%) o Jaén (42,8%) vivieron los mayores incrementos, mientras que en Soria o Teruel se mantuvieron estables.

La evolución de la oferta de terrenos rústicos en idealista entre 2021 y 2020 volvió a crecer un 15,9%, esta vez con Segovia (57,8%), Cuenca (31,1%), Toledo (29,3%), Pontevedra (27,8%) y A Coruña (26,8%) a la cabeza de las principales subidas del stock. Por el lado contrario, el stock de fincas rústicas ha caído en Teruel (-18,4%), Navarra (-2,3%) y Palencia (-1,4%).

A cierre del año pasado, superaban el millar de fincas rústicas en venta provincias como Málaga, Alicante, Valencia, Santa Cruz de Tenerife, Madrid, Granada o Murcia. «Ahora mismo hay más demanda que oferta en el mercado», agrega el CEO de la compañía.

Por la parte de la demanda relativa, la presión de la demanda sobre la oferta de fincas rústicas anunciadas en idealista, se puede apreciar que el aumento del stock se ha visto acompañado de un aumento del interés de los usuarios por este tipo de propiedades. El mayo impulso de la demanda relativa volvió a verse en 2020, con una subida de casi el 75%, mientras que en el último año se ha moderado al 25% a nivel nacional. Entre 2019 y 2021, la presión de la demanda se ha duplicado de media.

La demanda relativa en Guipúzcoa, Badajoz o Ourense ha crecido más de un 60% interanual en el último año, mientras que en el Teruel, Almería, Huelva o Soria, alcanzó subidas por encima del 50%. Mientras tanto, la presión de la demanda sobre la oferta de terrenos rústicos descendió en cinco provincias el año pasado, a saber: Burgos, Ávila, Jaén, Segovia y Asturias.

Frente a hace dos años, en una comparativa de años relativamente equivalente, sin el impacto de lleno de la pandemia, se puede apreciar que hasta 31 provincias ha visto duplicar el interés de la demanda relativa en las fiscas rústicas, con Murcia, Salamanca y Ourense a la cabeza.

«Desde el estallido de la pandemia se ha notado un mayor interés por el campo desde varios frentes. Por un lado, la gente que ha podido teletrabajar y busca una casa donde vivir mejor, fuera de las grandes poblaciones. Pero también están los inversores que están buscando grandes superficies de terreno para cultivar», comenta el experto inmobiliario.

Otra de las patas del estudio de fincas rústicas de idealista es la parte del precio y su superficie. Pese al aumento de la oferta y al gran incremento de la demanda relativa, los precios medios se han mantenido relativamente estables. Aunque es un mercado muy heterogéneo, dada la enorme variedad de terrenos a la venta por su superficie, o de la finalidad del mismo.

Las casuísticas son amplias, que van desde tener un uso agrícola, pecuaria, cinegético o forestal, o si está cerca de cambiar su uso para ser un suelo urbanizable, por algún cambio en plan de ordenación urbanística. A nivel nacional, los precios medios de las fincas rústicas crecieron un 3,1% interanual en 2021, y un 2,3% en 2020.

A cierre del año pasado, los precios medios más altos se encontraban en Baleares y Málaga, por encima de los 100.000 euros, con unas superficies medias de 6.951 m2 y 9.250 m2, respectivamente. Mientras, los precios medios de las fincas rústicas en Guipúzcoa, Vizcaya, Barcelona y Cádiz se encuentran por encima de los 80.000 euros, con una superficie media en cada uno de 13.218 m2, 8.190 m2, 3.330 m2 y 2.525 m2, respectivamente.

Mientras tanto, los precios medios más asequibles se daban en León y Ourense, por debajo de los 20.000 euros, con una superficie media inferior entre los 3.000 y 4.000 m2. Entre los 20.000 y los 25.000 euros de media se encuentran zonas como Lugo, Teruel, Asturias o Castellón.

Hasta 11 provincias superan la hectárea terreno medio a la venta en idealista: Ciudad Real (1,6 Ha), Lleida y Salamanca (ambas 1,4 Ha), Guipúzcoa (1,3 Ha), Tarragona y Álava (1,2 Ha) son las cuentan con la mayor superficie media en venta. Por el lado contrario, otras cinco provincias no superan los 3.000 m2 de tamaño medio, con Pontevedra (1.428 m2), Cádiz (2.525 m2) y A Coruña (2.709 m2) a la cola.