Decoración vintage en casa

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Aunque sabemos que los tiempos pasados no tienen por qué ser mejores, también es cierto que no todo lo antiguo es feo o está pasado de moda, al menos cuando se trata de decorar. De hecho, es importante analizar de forma creativa las tendencias de los años 60, 70 y 80, a pesar de que nos parezcan desfasadas o eclécticas en algunos casos. Entre otras cosas porque algunas continúan en nuestros hogares.

La revista AD ha reunido un conjunto de «trucos» (buenos y malos) para aprender de estas décadas en términos decorativos. He aquí un resumen de lo que estas casas de antaño tienen que enseñarnos.

Grandes muebles en las habitaciones

Un único mueble para todo... una propuesta minimalista
Mueble de salón / Unsplash
Muebles multiusos y grandes lámparas, claves en la decoración
Salón / Unsplash

¿No queremos ser minimalistas? ¿No nos gusta que menos sea más? Entonces, ¿por qué apostamos por tener muchos muebles? En aquellas décadas se llevaban los muebles de suelo a techo que ofrecían mucho espacio de almacenaje y versátiles. Simplemente les fallaba el color y el aspecto, pero no la funcionalidad.

Papel pintado

Durante mucho tiempo, el papel pintado no estuvo de moda, pero ahora hay quien no lo suelta. Los psicodélicos papeles pintados de los 70 han dado paso a una gran variedad de patrones que hoy son perfectos para separar espacios sin paredes divisorias, definir ambientes o incluso transformar cabeceros.

Decoración vintage en casa: qué podemos aprender de los años 60, 70 y 80
Pared decorada con papel pintado / Unsplash

 

Pasillos largos y espaciosos

Los espacios abiertos son una maravilla -en la pandemia, esto se ha hecho evidente-, pero en el pasillo de una casa, las paredes son un lienzo en blanco perfecto para dar rienda suelta al artista que llevamos dentro. Así que es hora de aprovechar estos espacios.

Colores para lo que yo quiera

Una de las cosas que se incorporó durante los 60 en los hogares fue el color, sobre todo en las puertas de entrada y en las paredes de los dormitorios. Es cierto que a veces nos sentimos como si viviéramos en un tablero de ajedrez, pero si hay un elemento del que nadie prescinde a nivel decorativo es el color.

Estampado animal

Nunca digas nunca. No es que una alfombra con estampado de leopardo vaya a aparecer en tu casa, pero el ‘animal print’ es una tendencia. Ha existido durante mucho tiempo y está aquí para quedarse.

Decoración vintage en casa: qué podemos aprender de los años 60, 70 y 80
Ejemplo de estampado animal / Unsplash

Alfombras

Si antes las alfombras tenían una función higiénica, ahora se han convertido en el elemento decorativo por excelencia de una casa, sobre todo a la hora de aportar color o calidez. Puede que la función de antaño siga existiendo, pero ya no es la más importante.

Lámparas de pantalla grande

No podemos olvidar las grandes lámparas de techo con pantallas redondas de papel que había antes. Es muy posible que hayas tenido una y luego hayas prescindido de ella, pero lo cierto es que vuelven a estar de moda. Son prácticas, económicas y, gracias a la enorme variedad que encontramos en el mercado, tienen cabida en cualquier rincón.

Decoración vintage en casa: qué podemos aprender de los años 60, 70 y 80
Habitación con lámparas de pantalla grande / Unsplash

Desde el mimbre hasta el ratán

Las sillas de mimbre que antes encontrábamos en salones, cocinas o incluso abandonadas en lugares inverosímiles, hoy son una gran tendencia para conseguir ese tan deseado efecto mediterráneo de calma y cercanía al mar o a la playa. En los años 60 ya sabían que sería un éxito y hoy son uno de los materiales más usados para aportar un toque cálido y natural.

El vintage

Vintage es ahora el nombre que damos a todo lo que es antiguo, pero lo que en realidad queremos mostrar sin sentirnos avergonzados es que nos hemos enamorado de las cosas de antaño. Lo vintage es aquello que traemos de las casas de nuestros abuelos para ponerlo en nuestro hogar y se convierte en «moderno».