Detroit huye de la decadencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Detroit fue una de las ciudades más económicamente potentes de EEUU a lo largo del siglo XX. Su fortaleza se basaba en una indiscutible hegemonía en el sector del automóvil. A pesar de ello, en los últimos años se ha visto inmersa en una grave crisis económica que, incluso, llevó a las autoridades locales a declarar la ciudad en bancarrota en 2013. Esta difícil situación ha tenido graves consecuencias, con un éxodo masivo de las clases medias de la ciudad y un proceso de degradación del mobiliario urbano, de los edificios y del espacio público.

En este difícil contexto, se han desarrollado interesantes propuestas para tratar de volver a la normalidad y recuperar, al menos, algo del esplendor perdido. La idea clave es revitalizar el espacio urbano y detener y revertir la decadencia a la que se ha visto sometido. En este caso, el proyecto ha consistido en levantar una manzana compuesta por casas prefabricadas en un céntrico barrio de la ciudad.

La iniciativa ha sido promovida por Prince Concepts, un desarrollador inmobiliario local que se ha asociado con la Administración para construir aproximadamente 100 propiedades vacantes en el distrito. Además, también participaron el arquitecto Ishtiaq Rafiuddin de Undecorated, Studio Detroit, y la arquitecta paisajista Julie Bargmann de DIRT Studio. La cabaña que se ha utilizado como base del proyecto es el modelo Quonset fabricado por SteelMaster.

El proyecto ha recibido el nombre de Caterpillar (oruga en castellano), por su forma larga y delgada. La reluciente estructura suma un total de 850 m2. Pero lo más llamativo es que se han utilizado unas viviendas prefabricadas, conformando seis apartamentos y dos espacios para trabajar rodeados por un bosque urbano recientemente plantado.

El conjunto modular, de 59 metros de largo y 14 metros de ancho, está dividida en ocho unidades que van desde 70 m2 a 120 m2. Caterpillar se completó en marzo de 2021 y todas las unidades se alquilaron por completo antes de su finalización.

La cabaña Quonset es una estructura modular hecha de acero de calidad comercial que puede ser ensamblada por un equipo de pocas personas de forma muy rápida y ágil. Desarrolladas inicialmente para proporcionar viviendas militares, las estructuras son conocidas por su construcción simple, resistencia y versatilidad.

Cada una de las unidades tiene techos de 7 metros de altura, luz natural etérea, curvas relajantes y una cámara de génesis estilo ‘Supersónicos’ que los residentes usan para transformarse de “apenas despiertos” a “listos para la acción”.

En lugar de patios delanteros, cada cabaña está levantada y tiene una escalinata que da a un parque densamente plantado. Caterpillar está unida a un bloque que alberga un edificio icónico de la Iglesia de Detroit y la activa y vibrante Fisheye Farm. Este bloque, en su mayoría vacío, con estos dos usos únicos, permitió que Caterpillar no coincidiera con la escala y el programa estándar de las calles residenciales tradicionales de Detroit, diseñadas para unidades unifamiliares. Al contrario, su fuente de inspiración fue otra. “El proyecto se inspiró en un aterrizaje forzoso de un ovni en un bosque y en el Museo Pompidou de París (un objeto extraño que ancla un espacio público)”, afirman.