El Londres más victoriano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hay zonas de las grandes ciudades a las que no siempre se presta atención, pero que poseen una interesante historia. Islington es una de ellas. Este ‘borough’ de Londres tiene más de 1.000 años de historia, aunque en aquellos tiempos era conocido como Gislandune, que puede traducirse como ‘colina de un hombre llamado Gīsla’.

La inauguración de la estación palaciega de Highbury & Islington en 1872 simbolizó el papel de que iba a jugar como el típico suburbio de cercanías, en el que las clases altas iban a instalarse huyendo de las incomodidades del centro de la ciudad. Pronto, sin embargo, las clases medias decidieron mudarse aún más fuera del centro de la capital británica; las casas grandes se subdividieron e Islington se convirtió en un área de clase trabajadora. Aquí vivieron grandes figuras de las artes y las letras, como el celebrado escritor George Orwell, que decidió mudarse aquí en 1944, debido en parte a un lúgubre aprecio por la rudeza del barrio. Hoy, algunos hablan de él como un “Londres aburguesado, aunque todavía con una importante comunidad de clase trabajadora”.

Es justo aquí donde el estudio de arquitectura británico Moxon Architects ha renovado una casa victoriana. El proyecto se ha desarrollado excavando su nivel del sótano para agregar una extensión y crear interiores luminosos y minimalistas.

Moxon Architects destripó y rediseñó su interior y agregó una pequeña extensión trasera con áreas de estar de planta abierta y un jardín hundido. Elegido por su jardín orientado al sur, el edificio alto pero estrecho era opresivamente celular y desconectado del jardín trasero. El estudio buscó preservar la organización tradicional de la casa adosada de tres dormitorios, con dormitorios en los niveles superiores y espacios de entretenimiento en los niveles inferiores de la casa.

“Todo el edificio se reconfiguró de abajo hacia arriba, manteniendo la jerarquía general de espacios de entretenimiento en la parte inferior con habitaciones privadas más acogedoras en la parte superior. El diseño, los materiales y los detalles se adaptaron a los requisitos del cliente con el que habíamos trabajado una década antes”, señalan en su página web.

Para hacerlo, excavó el sótano del edificio y agregó una pequeña extensión en su parte trasera para crear un espacio habitable de ancho completo que se abre a un jardín hundido orientado al sur. El nivel inferior de la casa cuenta con una paleta blanca nítida, que Moxon Architects logró mediante el uso de ladrillos de hormigón blanco y pisos de resina blanca.

Los ladrillos de hormigón se extienden hacia el jardín hundido para crear una conexión visual y una transición perfecta entre los dos espacios. La cocina, ubicada en la parte delantera de la casa en la planta baja, estaba equipada con gabinetes forrados de roble a medida que brindan un cálido contraste con la frescura del espacio.

Los gabinetes, diseñados por Jack Trench, se extienden a lo largo de la sala de estar de planta abierta y también cubre las paredes entre escaleras, espacios auxiliares y huecos para maximizar el espacio del piso.

En la planta baja, una sala de estar formal que incorpora elementos de época es una excepción a la estética minimalista de un blanco nítido. Sus contraventanas originales, chimenea, cornisas y un rosetón de techo fueron restaurados y pintados de un azul profundo a juego con las paredes.

Arriba, los dormitorios marcan un regreso al diseño minimalista con paredes limpias y pintadas de blanco. Las paredes son muy ¡ características, incluida una pared de contraste con dibujos frondosos detrás de la cama en el dormitorio principal, y los baños y los baños pintados brindan toques de color.