El mundo audiovisual se transforma en arte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El Integrated Systems Europe (ISE), la mayor feria audiovisual del mundo, ha abierto su edición de 2022 con casi 50.000 participantes inscritos tras un largo invierno pandémico que obligó a celebrar un evento de mínimos en 2021 y a posponer el congreso previsto en un inicio para febrero.

Se trata de la primera edición que tiene lugar a pleno rendimiento tras una larga trayectoria en Ámsterdam, ciudad que los organizadores decidieron abandonar debido al crecimiento del evento y donde llegaron a congregar hasta 80.000 asistentes.

El director ejecutivo del ISE, Mike Blackman, ha cifrado en 215 millones de euros el impacto económico de un evento que reúne a 800 empresas expositoras repartidas en 5 de los 8 pabellones con los que cuenta el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona.

En la edición que hoy comienza, marcada por la invasión de Ucrania, no participa ninguna compañía rusa, ya que no han sido invitadas por la organización, si bien sí pueden contarse congresistas de ese país, pues el ISE no ha querido «criminalizarlos» vetando su entrada, en palabras de Blackman.

Algunas de las empresas expositoras son Sony, Zoom, Microsoft, Panasonic, Zoom o Google, aunque en esta ocasión, debido a la crisis sanitaria, faltarán muchas firmas asiáticas, principalmente chinas, unas 300 según estimaciones de la organización.

En cuanto a superficie, el congreso ocupa unos 45.000 metros cuadrados netos, lo que conlleva que el formato vaya a ser menor de lo habitual a causa del impacto de la pandemia, pues las previsiones iniciales para el congreso de 2021 -que se acabó celebrando en una edición de mínimos replicada en varias ciudades- pasaban por ocupar 67.000 metros cuadrados.

Esta edición del ISE comparte protagonismo con el IOT Solutions World Congress, que se celebra entre hoy y el jueves: ocupa el pabellón 4, cuenta con 310 expositores, 200 ponentes y un 70 % de congresistas internacionales.

CON EL MOBILE EN LA MIRILLA Y PERSPECTIVAS DE CRECIMIENTO

Esta feria audiovisual ambiciona alcanzar en relevancia en el corto plazo al Mobile World Congress (MWC), que en su última edición, a finales de febrero de este año, volvió con fuerza después del frenazo de la pandemia al reunir a 60.000 asistentes.

Así lo admitió entre sonrisas el propio Blackman, quien sin embargo siempre ha defendido que se trata de dos salones complementarios y destaca la buena relación personal que mantiene con el consejero delegado de GSMA, la organizadora del congreso de móviles, John Hoffman.

De hecho, el ISE es una suerte de Mobile de la industria audiovisual, en general más enfocado al comercio entre empresas que en presentar innovaciones para el ciudadano de a pie.

Los organizadores estiman que el ISE generará un impacto económico de entre 250 y 300 millones de euros en 2023, una cifra que ascendería hasta los más de 450 millones al año a partir de 2026.

Blackman también ha anunciado que de cara a 2023 el ISE prevé ocupar 60.000 metros cuadrados (y contar con 1.400 compañías); en 2024 se ocuparán 69.000 metros cuadrados (1.610 empresas); en 2025 73.140 metros cuadrados (1.691 empresas), y 77.528 metros cuadrados (1.775 empresas) en 2026.

CON CONTRATO HASTA 2024

Blackman ha mostrado en reiteradas ocasiones su agradecimiento a administraciones e instituciones locales por el trato recibido durante la pandemia y hoy ha definido la ciudad como «el lugar en el que hay que estar».

Pese a que el ISE está ligado a la capital catalana hasta 2024, el máximo responsable del evento ha dejado entrever en más ocasiones su voluntad de prolongar esta relación.

Las autoridades también han escenificado este martes la importancia que dan al evento, pues, pese a las turbulencias políticas a cuenta del espionaje con Pegasus, a la inauguración han asistido el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el secretario general de Industria, Raül Blanco, entre otros.