El tesoro «escondido» en la Biblioteca Menéndez Pelayo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Un incunable escrito en latín «único y desconocido» hasta el momento, ha aparecido entre los fondos de la Biblioteca Menéndez Pelayo de Santander. El impreso, que los expertos sitúan entre 1495 y 1497, es obra del licenciado Francisco de Los Santos y gira en torno a los comentarios al Evangelio de San Mateo.

La obra, titulada ‘Expositio passiois domini secundum matheum: excerta ex Nicolao, consta de 23 hojas impresas en tres cuadernillos, donde falta la primera hoja que se presupone en blanco y cuya finalidad era servir de protección al ejemplar hasta su encuadernación.

El hallazgo ha sido dado a conocer este miércoles en rueda de prensa por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Santander, al que pertenece la Biblioteca, Javier Ceruti; la responsable de este centro, Paz Delgado; y la directora de Cultura, Eva Fernández, que han destacado la «gran relevancia» del mismo.

Según ha explicado Ceruti, el incunable (libros impresos entre 1.453 y 1.500) ha aparecido «un poco por casualidad» durante las labores de catalogación informatizada de la colección de la Biblioteca y su existencia había pasado inadvertida hasta ahora al no tener datos de edición, por lo que no se le había asignado fecha de publicación.

En concreto, el ejemplar se encontraba en una caja junto a otras obras sin encuadernar de siglos posteriores (del XVI al XIX. Con él, son ya 21 el total de incunables que posee la Biblioteca Menéndez Pelayo.

De su autor, Francisco de los Santos, se han localizado dos obras en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico, una de ellas en la Biblioteca Nacional, de 1495, y otra en la Biblioteca colombina de Sevilla, de 1497.

Es un ejemplar ‘sine notis’, es decir que carece de pie de imprenta o de colofón y no aporta datos sobre el taller en que fue elaborado.
Según la responsable de la Menéndez Pelayo, la importancia de esta obra es que «es el único ejemplar conocido en el mundo, y es un descubrimiento de enorme interés en el campo de la investigación».

Sus «peculiares características» son las que hicieron «sospechar» que se trataba de una obra «especial» y las que han permitido identificarlo, como ausencia de portada, huecos en blanco en el lugar de las letras capitales iniciales, texto muy compacto, empleo exagerado de abreviaturas, márgenes amplios y letra gótica.

Sobre su autor, los datos que se poseen aparecen en la Bibliotheca Hispana Nova de Nicolas Antonio (1783-1784) «que dice que se trata de un autor segoviano, franciscano». Y en la Historia de la Universidad de Salamanca de Pedro Chacon de 1562 «aparece como repetidor de Gramática hacia 1477».

Por similitud tipográfica, la obra pertenece a la llamada ‘Segunda tipografía gótica del taller de Lope Sanz y Hutz’, una de las imprentas activas en Salamanca en el siglo XV.

NUEVOS HALLAZGOS

Según Delgado, no se descarta la posibilidad de nuevos hallazgos en el transcurso de los trabajos de catalogación de la colección de la Biblioteca que se están llevando a cabo desde hace un par de años en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico (CCPB) -base de datos del Ministerio de Cultura- que recoge la descripción y localización de obras en instituciones españolas, tanto públicas como privadas que forman parte del Patrimonio Bibliográfico Español.

Unas labores que están mostrando «la excelencia e importancia» de los fondos que contiene la Menéndez Pelayo y que se van a ver potenciadas con las obras de rehabilitación de la biblioteca, que según la directora general de Cultura son «inminentes» y comenzarán en septiembre u octubre, con un plazo de ejecución de 18 meses, por lo que podrían estar finalizadas a mediados de 2023.

Por otro lado, la plaza de director de la biblioteca se convocará en otoño, seguramente en octubre, ha puntualizado.