El torreón de Villa Mogna

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El torreón de Villa Mogna, una villa histórica de época situada en la ladera de Turín, se ha transformado en un espacio contemporáneo y acogedor con dispositivos tecnológicos de última generación.

En Pecetto, el «pueblo de las cerezas», situado en la colina al sureste de Turín, se encuentra la histórica Villa Mogna, llamada así porque fue la antigua residencia de Mario Mogna, alcalde del municipio a principios del siglo XX y responsable de la introducción del cultivo de la cereza, fundamental para la economía local.

La antigua residencia, construida en el siglo XVIII, está rodeada por un parque de más de 3.000 metros cuadrados: en ella, no lejos de la casa principal, se alza una antigua torre construida en el siglo XIX, fruto de una reciente reforma del Grupo Building. Un proyecto destinado a dar nueva vida al edificio de tres plantas, para transformarlo en un espacio habitable y moderno, con soluciones innovadoras y dotado de tecnología punta: el lugar ideal para acoger, como dependencia, a los huéspedes de la villa durante los fines de semana.

Las obras, que se hicieron a mano y duraron unos ocho meses, sirvieron para restaurar los muros perimetrales de la torre, con mortero y ladrillos antiguos, y para mantener a la vista los marcos originales de las ventanas. En la renovación se utilizaron principalmente hierro y vidrio. Además, el techo, las ventanas y el sistema de calefacción se cambiaron para ahorrar energía y mejorar el confort térmico, mientras que el sistema eléctrico quedó beneficiado por la introducción de la domótica y el control móvil.

El trabajo del Grupo Building ha permitido que la pequeña torre (la superficie es de 6 metros cuadrados por planta, más la escalera) evolucione hacia un entorno contemporáneo y racional, cuyos volúmenes y perspectivas están realzados por un original juego de transparencias y luminosidad que, atravesando los tres niveles del edificio, permite ver más allá de los espacios disponibles.

Rodeada de un jardín de 300 metros cuadrados de uso privado, la Torretta di Pecetto cuenta con una zona de entrada con puerta de espejo y un baño en la planta baja. En el primer piso se encuentra la zona de descanso, con un sillón y un rincón de café. En la parte superior, en la segunda planta, se encuentra el dormitorio con TV y vistas al jardín.

Los interiores, diseñados por BP+P Boffa Petrone & Partners, destacan por su carácter minimalista y esencial, que va desde elementos inspirados en los años 60, como la chaise longue de Zanotta en la primera planta, hasta otros más modernos, como la mesa de centro (también en la primera planta) en forma de suspensión mecánica, diseñada por Lapo Elkann. Estos detalles se complementan con el sistema de iluminación ideado por Lucifero’s y el diseño de los baños por Agape.

Además, el despliegue vertical de la torre va acompañado de un recorrido artístico llamado «Una scala verso il cielo» (Una escalera hacia el cielo) de Fabio Calvetti. Concebida para añadir un toque de poesía al alma moderna y tecnológica de la torre, la instalación se divide en una serie de cinco cuadros (Un soffio di vento, Quelle mani, Il riflesso della bellezza, Fiori come baci, Dentro la luce) que, desde la planta baja hasta el piso más alto, marcan en otras tantas etapas el ritmo de un viaje ideal hacia la luz y la belleza, con la figura femenina como tema e hilo conductor. Gracias a los planos transparentes, el recorrido puede interpretarse de diferentes maneras, de abajo a arriba y viceversa, en una alternancia ideal de vistas y perspectivas.