Excavadas en el delta del Nilo más de un centenar de tumbas de tres civilizaciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Arqueólogos egipcios han descubierto un conjunto de 110 tumbas de tres civilizaciones diferentes del Antiguo Egipto en el yacimiento de Kom al-Khaljan, en la región del Delta del Nilo.

Se trata de enterramientos correspondientes a la civilización del Bajo Egipto conocida como Bhutto 1 y 2 (3.100 antes de Cristo), la Civilización de Naqada III (entre 3.200 y 3.000 antes de Cristo), y la segunda era de transición conocida como el período de los hicsos (que comenzó 1.700 años antes de Cristo).

El doctor Mustafa Waziri, Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades, afirmó que este descubrimiento es una importante adición histórica y arqueológica al sitio, donde entre las tumbas encontradas hay 68 que datan del período de la civilización del Bajo Egipto, cinco tumbas de la era de Naqada III y 37 tumbas del periodo de los hicsos. Las excavaciones continuarán revelando más secretos de esta región, según informa el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

El doctor Ayman Ashmawi, jefe del sector de antigüedades egipcias en el Consejo Supremo de Antigüedades, agregó que las 68 tumbas son pozos de forma ovalada excavados en la capa de arena de la isla y contienen personas enterradas en cuclillas, la mayoría de las cuales yacían del lado izquierdo con la cabeza apuntando hacia el oeste. Además de descubrir los restos de un bebé enterrado dentro de un jarrón de cerámica del período Bhutto 2, se colocó con él una pequeña olla de cerámica esférica.

Ashmawi explicó que las cinco tumbas que datan del Período de Naqada III también son pozos de forma ovalada excavados en la capa arenosa del delta, incluidas dos tumbas que tenían los lados, el fondo y el techo cubiertos con una capa de arcilla. En el interior de los pozos, la misión encontró una colección de mobiliario funerario característico de este período, macetas cilíndricas y triangulares, así como oraciones en platos de kohl, cuya superficie estaba decorada con dibujos y formas geométricas.

La doctora Nadia Khader, jefa del Departamento Central del Bajo Egipto en el Consejo Supremo de Antigüedades, dijo que en las tumbas del segundo período de transición (período de los hicsos), se descubrieron 37 tumbas, 31 de las cuales son pozos semi-rectangulares que varían en profundidad entre 20 cm y 85 cm, y se caracterizan por el hecho de que todos sus entierros están en posición extendida y la cabeza se dirige hacia el oeste y hacia arriba.

Además, se encontró un ataúd de cerámica dentro de un cementerio para un niño, dos tumbas de ladrillo en forma de edificio rectangular con los entierros de los niños y algunos muebles funerarios, entre ellos un pequeño jarrón de cerámica y anillos de plata, así como los restos de un bebé enterrado dentro de una vasija de cerámica grande. El mobiliario funerario se colocó dentro de la vasija, que estaba representada en un pequeño jarrón de cerámica negra.

La misión arqueológica también descubrió una colección de hornos, estufas, restos de edificios de ladrillo, vajilla y amuletos, algunos de los cuales estaban hechos de piedras semipreciosas y adornos como aretes.