Fifty Acre Wood

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Uno de los elementos que definen la globalización es el mestizaje. Manifestaciones culturales y formas de vida se interrelacionan hoy como nunca antes se había hecho en la historia de la humanidad. Algo de lo que es una buena muestra lo que ocurre en este grupo de edificios revestidos de madera que rodean un patio central en esta residencia de Minnesota (Estados Unidos).

La firma estadounidense Salmela Architect se ha inspirado en la arquitectura japonesa para diseñar esta vivienda para una pareja que tiempo atrás había vivido en el país del sol naciente.

El proyecto, llamado Fifty Acre Wood, consiste en una casa que descansa sobre una parcela de 20 hectáreas, la mayoría de las cuales los clientes otorgaron al Minnesota Land Trust para su conservación permanente. Además, se trata de un lugar excepcional, al encontrarse cerca de una cascada y rodeada de un bosque de robles y campos agrícolas que están siendo resembrados con plantas nativas.

Los arquitectos concibieron una serie de edificios que se organizan alrededor de un patio central. El diseño se basa en dos referencias: un grupo de edificios agrícolas con techo de cobertizo y una casa con patio japonés con pasarelas exteriores protegidas. Las fachadas están revestidas de cedro y los techos están cubiertos con juntas alzadas metálicas. Los acabados interiores incluyen baldosas de pizarra, encimeras de cuarzo y techos revestidos en tilo de tonos pálidos.

La vivienda principal consta de dos pabellones que forman una L y están unidos por un pasillo acristalado. Destaca una clara separación entre espacios públicos y privados. Un pabellón incluye una cocina semiabierta, un comedor y una sala de estar. En la cocina, el equipo quiso potenciar las vistas en todas direcciones. Una gran ventana norte ofrece líneas de visión del patio de la casa, el camino de entrada y el camino de entrada, lo que ofrece una sensación de seguridad. La casa carece de un vestíbulo tradicional. En cambio, se entra a través de un umbral compuesto por «paredes de cuchillas simétricas» que se encuentran entre la cocina y un vestíbulo.

El otro pabellón de la casa, que alberga dormitorios, se extiende de norte a sur y se desliza bordeando el bosque que se encuentra junto a la vivienda. Las áreas para dormir están dispuestas a lo largo de un pasillo que también funciona como espacio de trabajo.

Más allá de la casa principal, el equipo creó una casa de huéspedes al oeste, que proporciona un nivel de separación y privacidad para los visitantes que pernoctan. Al norte hay un garaje de dos puestos y el «granero», que es un espacio de usos múltiples para el tiempo de juego y almacenamiento. Se accede a los edificios por pasarelas pavimentadas que rodean el patio.

La sostenibilidad y la eficiencia energética juegan un papel fundamental. El equipo incorporó una serie de elementos para ayudar a reducir el consumo de energía. Estos incluyen ventanas operables, un sistema de calefacción hidrónica en el piso, un intercambiador de calor aire-aire y un alto nivel de aislamiento. La casa también cuenta con tres tragaluces que se abren y se cierran, permitiendo que salga el aire caliente.