Horteralia: un festival de música para un público que parte la pana

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Bajo un prisma etimológico, la palabra ‘hortera’ hace referencia a un recipiente de madera y, por ende, a quienes lo utilizaban; si atendemos a la Real Academia Española (RAE), es un adjetivo que define lo vulgar y de mal gusto… y ahora con el festival musical “Horteralia”, es un grito de ir por la vida sin complejos, con un guiño a la época de la pana y las riñoneras.

Señalar a alguien como “hortera” en la actual concepción supone describir o definir a alguien que viste, vive o hasta piensa en un formato contracorriente, muy próximo a un universo alejado de cualquier modernidad.

Sin embargo, el festival “Horteralia”, que surgió en un mítico café-bar de Cáceres en noviembre de 2010 para “dar visibilidad”, no sólo a los horteras, sino también a la libertad en su máxima expresión, llega este sábado al Wizink Center de Madrid.

Definido por sus organizadores como “el festival más divertido del mundo”, desembarca este años en la capital de España con su buen rollo, sus ganas de fiesta y sus looks imposibles.

Pues bien, esa falta de modernidad, tildada como “cutre”, que pueden suponer las hombreras, los pantalones de campana, el chandal, las riñoneras, los calentadores de tobillos o las lentejuelas se ha convertido, merced a este encuentro musical, en una corriente, curiosamente, muy moderna.

Karina, Paco Clavel, María Jesús y su acordeón, Leticia Sabater, Yurena, Las Ketchup, Azúcar Moreno, Varry Brava y Samantha Hudson, entre otros artistas, se subirán al escenario de “Horteralia” para, en una comunión perfecta con el público, que principalmente irá ataviado con prendas y elementos de “aquella época” o con lo que considere, se inste a vivir sin complejos ni prejuicios.

A “Horteralia”, que en su última edición de 2019 reunió a unas 4.500 personas en el pabellón multiusos de Cáceres, hay que acudir sin complejo alguno e incluso con alguna tarta de cumpleaños, pues se cumplen 20 años del “Aserejé” de Las Ketchup, el 42 aniversario del primer disco del grupo “Clavel y Jazmín”, el inicio de Paco; el 41 cumpleaños de “El baile de los pajaritos” y los casi 60 de “lo que le dijo Pérez” a Karina.

Reírse de sí mismo y desafiar a la moda son las premisas de este evento único en el panorama nacional. Los “hortefans” de toda España lucharán con sus puestas en escena por alzarse con los premios ‘Riñonera de Oro’ y ‘Hombreras de Plata’.

Para quien lleve ropas con telas que simulan piel de leopardo, camisas de amplias solapas, camisetas de gasa, combinaciones de calcetines blancos y zapatos negros, complementos estrambóticos o fondos envejecidos de armario, incluido el cachemir, no existe ese lema, bastante “hortera”, de ‘reservado el derecho de admisión’.