InTempo, el rascacielos residencial más alto de la UE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El edificio InTempo de Benidorm, uno de los iconos de la burbuja inmobiliaria en España, estará terminado este mes. Y todavía hay viviendas en venta en el que actualmente es el rascacielos residencial más alto de toda la Unión Europea.

Con 47 plantas y 198 metros de altura (200,2 metros si se suman las torres de la cubierta), el edificio más famoso del ‘skyline’ de la ciudad alicantina ha tardado 14 años en terminar de construirse y todavía tiene viviendas disponibles dentro de las 256 que incluye en total.

Según el anuncio de idealista, la unidad más barata a la venta cuesta 263.000 euros (incluida la plaza de garaje), tiene 75 m2, dos dormitorios y terraza, y se encuentra en la quinta planta, mientras que encontramos con precios intermedios viviendas de dos dormitorios y con unos 75-90 m2 por unos 400.000 euros, situados en la planta 25 del rascacielos.

La unidad más cara tiene 215 m2, tres dormitorios y terraza, se ubica en la planta 44 y cuesta casi nueve veces más: está en el mercado por 1,79 millones de euros. Es precisamente en las últimas plantas del inmueble donde se ubica el famoso diamante y donde se encuentran los inmuebles más exclusivos.

También por encima del millón de euros, aunque con un precio algo más bajo, se encuentra una vivienda de tres dormitorios y 156 m2 ubicada en la planta 38, con un precio de 1,245 millones de euros (incluye terraza y plaza de garaje), así como una de tres dormitorios y 165 m2 en la planta 42, que está en venta por 1,495 millones de euros (también dispone de plaza de garaje y terraza).

Desde finales de 2017 el propietario del conocido edificio es el fondo SVP Global, que decidió dar un lavado de cara al interior para adecuarlo a la demanda residencial actual. El proyecto de reforma que arrancó en noviembre de 2019 ha sido desarrollado por la promotora Uniq Residential y la constructora Dragados.

InTempo, además de contar 256 viviendas, tiene 13.000 m2 de espacios comunes, entre los que se incluyen tres piscinas (una de ellas de 750 m2), una zona infantil de 1.000 m2, un restaurante (únicamente para uso de propietarios y alquilados) con 1.200 m2 de terraza, y una zona ‘wellness’ en la últmima planta con piscina infinity. También cuenta con gimnasio, sala ‘fitness’, salas de masaje, sauna, varios ‘jacuzzis’ y con unos miradores excepcionales para contemplar tanto el Mediterráneo como la zona de montaña que cobija la ciudad. Además, propietarios e inquilinos también tienen acceso a servicios extra como fisioterapeuta, entrenador personal, recogida en aeropuerto o servicios de gestión de alquileres.

Desde la promotora Uniq Residecial explican que el lujo y la particularidad de este gran edificio han atraído a muchos clientes extranjeros, como rusos, nórdicos, franceses o alemanes, pero también a españoles. Desde que se inició el proceso de venta de las viviendas, se han observado tres perfiles: el de residente, que usaría el piso durante los periodos vacacionales; el de inversor, que tiene el objetivo de obtener un beneficio económico a través de la rentabilidad del alquiler, y uno mixto, para disfrutarlo una parte del año y otros meses alquilarlo.

Así es el interior de las viviendas más asequibles y exclusivas que están en el mercado, y algunas de las zonas comunes más destacadas del edificio: