Joan Punyet Miró: “Hay que montar museos al aire libre en la España vaciada”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“La gente huye de los museos, hay que reinventarlos”. El artista y rockero, como le gusta definirse, Joan Punyet Miró, cree que el gran peso patrimonial de España “se ve desdibujado”, sobre todo con la pandemia de la covid, y por ello apuesta por “reinventarlo con museos al aire libre, para que la gente huya de las ciudades y se reencuentre con la España vaciada”.

Una España que, con su “arte, gastronomía y paisaje arrasa, no nos cuesta nada”, sostiene Punyet Miró (Palma de Mallorca, 1968) en una entrevista con Efe, con motivo de la inauguración mañana de una exposición con obras de su abuelo en la Fundación Barrié de A Coruña.

La pandemia está obligando al mundo del arte a resurgir de las cenizas “de un pasado que ya no va a sacar la cabeza a flote”, dice el artista, que asegura que la gente quiere estar más en contacto con la naturaleza y son ya nómadas digitales, tienen acceso a cualquier museo a través de sus móviles y ordenadores.

De ahí que se muestre partidario de “dirigir el dinero público a hacer conciertos en el bosque, exposiciones de esculturas en un torrente de un monte o un concierto de rock en un valle desértico en Zaragoza”. “Hay que reinventarse para que lo que es un problema hoy sea el futuro mañana”, añade.

En este puzle “solo falta la voluntad política, el arte no da votos y la gente no le da importancia”. De hecho, resume, la visión internacional de España la han construido “Miró y Picasso, Cervantes y el gran Zurbarán o Velázquez, la gastronomía y la belleza de nuestro paisaje”. “Con el arte, la gastronomía y el paisaje de la España vaciada, arrasamos, no nos cuesta nada”, abunda.

Joan Punyet Miró, que se define como un artista del reciclaje que tiene dos bandas de rock, es además historiador de arte, comisario, escritor, poeta y administrador de Successio Miró, por lo que ha propuesto incluir en la exposición coruñesa “Miró. Una colección”, un espacio dedicado al proceso creativo de su abuelo.

En esta sala se puede ver la gran escultura en bronce Tête de Femme, de 1974, acompañada de todas las que la preceden, como los dibujos preparatorios, el modelo en arcilla pintada y los modelos en yeso, con el objetivo de que el visitante tenga la ocasión de acompañar al artista a lo largo de su proceso creativo, desde su pensamiento plasmado en dibujos hasta la obra culminada.

Miró fue un artista que tuvo siempre como uno de sus fundamentos más importantes de su creación la experimentación, explica su nieto, y además intentaba aunar una gran dosis de libertad con el azar, lo intuitivo y también lo automático.

“Lo realmente importante del proceso creativo de esta sala de la escultura es que todo nace de una figurita del Belén que hacía mi abuela en la casa de Mallorca, un pavo de arcilla. Él cogió ese elemento del Belén, lo metió en el bolsillo y se fue a París”, relata el nieto de Miró, que comenta que pidió a un fundidor de bronce que hiciera la figurita al revés de un pavo del Belén mallorquín.

“Era un provocador, ahí está el Miró más poético que aunaba la poesía con el shock y la fuerza magnética que le producían todo tipo de objetos que encontraba en el día a día, en su casa, en el campo o en la montaña de Mallorca”.

La exposición, compuesta por 47 obras de Joan Miró (Barcelona, 1893 – Palma de Mallorca, 1983), muestra al artista “más experimental que fue capaz de romper con el pasado de figuración académica que Picasso no pudo hacer, el pintor poeta que pudo aportar que sus obras fuesen como un poema musicado por un pintor”.

Organizada por Fundación Barrié en colaboración con Fundación Mapfre, la muestra se podrá visitar desde mañana y hasta el próximo 16 de mayo. En ella se pueden ver 40 de las obras procedentes de la Colección que la Fundación Mapfre tiene en su “Espacio Miró” en Madrid, cedidas por diferentes propietarios como depósito temporal de un referente ineludible en la historia de la pintura europea, uno de los máximos exponentes del Surrealismo y uno de los artistas españoles con mayor proyección internacional.

La selección de estas obras está compuesta por 35 pinturas al óleo sobre diferentes soportes, dos dibujos y dos acuarelas con tinta china, en la que se puede encontrar pinturas de diferentes períodos y con distintos motivos, como constelaciones, mujeres, pájaros, estrellas y otro tipo de personajes. El resto de obras que se muestran proceden de colecciones públicas y privadas.