,

Ken Follett imagina la III Guerra Mundial en ‘Nunca’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El escritor británico Ken Follet regresa con la novela ‘Nunca’ (Plaza & Janés), una suerte de distopía en la que se llega a la III Guerra Mundial por una serie de «malas decisiones» que pone de relieve el actual «temor» del autor de ‘Los pilares de la Tierra’: la amenaza nuclear.

«Es sorprendente que no se haya usado todavía una bomba nuclear. En parte es suerte, pero tampoco damos nunca gracias a los políticos y a lo mejor deberíamos hacerlo por no haberlas usado. Además, ahora que hay más armas nucleares que nunca», ha explicado Follett en la rueda de prensa internacional de presentación del libro.

De hecho, el escritor ha ido más allá asegurando que «es probable que antes o después» se utilizarán las armas nucleares en conflictos. «En los 90, cuando empezamos a reducir armas nucleares en el mundo, todo el mundo pensaba que era un momento muy bonito. Incluso se pensó en el final de estas armas, pero ese peligro ha vuelto y vivimos ahora bajo su sombra, porque hay cada vez más», ha lamentado.

Es por ello que admite no sentirse «demasiado optimista» respecto a futuros conflictos bélicos. «Hay demasiados peligros a los que enfrentarse y somos muy lentos para atajarlos. Hay gente que está siendo perezosa para tomar precauciones contra el virus o combatir el cambio climático y me preocupa esa actitud desenfadada con armas nucleares de por medio», ha advertido.

Follett ha reconocido que toda su vida he vivido con «temor a una amenaza de guerra nuclear», pero que a día de hoy existen otros retos igualmente peligrosos. «Está la amenaza del cambio climático o que un virus nos pueda matar a todos, hay muchas. Y eso crea un entorno de miedo y peligro de ataque a la humanidad: el mundo es un lugar peligroso como no había conocido antes», ha añadido.

El escritor británico no ha querido ofrecer pistas sobre la trama de su novela –pidiendo además que no se desvelen, en el caso de leídas–, pero sí ha avanzado que, en el caso de producirse la III Guerra Mundial, la «masacre de personas sería impensable». «Uno de los personajes dice que en el primer ataque con bomba nuclear moriría en torno a 160 millones de personas, más de lo que hayan muerto antes en una guerra. Y eso pone de manifiesto el peligro», ha añadido.

UNA MUJER PRESIDENTA

Follett pone como presidente de Estados Unidos a una mujer y justifica esta decisión en el hecho de «querer retratar a este dirigente como alguien razonable». «Esto era más convincente si era una mujer, porque los hombre siempre están más dispuestos a meterse en peleas», ha ironizado.

El autor ha cuestionado la actual responsabilidad de los ciudadanos en el hecho de tener dirigentes con aires demasiado autoritarios hoy en día. «Me sorprende que haya gente que vote para perder su libertad, como en Turquía. No recuerdo en toda mi vida que se haya votado para perder la libertad, y eso está ocurriendo: sigo sin comprender que se vote a líderes cada vez más cercanos al fascismo», ha resaltado.

También considera que Reino Unido hoy en día está «peor» que antes del Brexit, algo indicativo de la situación global. «Muchas empresas tienen problemas para contar con personal cualificado, traer productos de Europa y también para exportarlos. El ‘Brexit’ fue mala idea de partida», ha afirmado.

NACIONALISMOS «AGRESIVOS Y BELICOSOS»

Follett ha asegurado sentirse «un demócrata» y por ello en todos sus libros se ha interesado de una forma u otra por «gente que lucha por su libertad». «Es fácil que los lectores sepan que siempre estaré a favor de la libertad: los jóvenes dicen que no merece la pena meterse en política y se equivocan», ha defendido.

En esta misma línea, no ha evitado tampoco apuntar a los nacionalismo y populismos actuales, a los que define como «agresivos y belicosos». «Siempre son los que dicen que hay que luchar y hacerse fuerte, que no aceptan ningún insulto ni ataque…es como estos hombres que siempre quieren pelearse porque odian ser débiles», ha concluido.