,

La Fundación Alzheimer España muestra en la exposición ‘Arte para recordar’ la importancia de este en la Enfermedad de Alzheimer

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Para conmemorar el Día Mundial del Alzheimer, que se celebra el 21 de septiembre, la Fundación Alzheimer España (FAE) ha inaugurado la exposición Arte para recordar, una muestra de 27 obras pictóricas de Ana del Alto coordinada por José Luis Fernández Sierra, cuidador y marido de la autora.

Ana del Alto padece la enfermedad de Alzheimer (EA) y fue diagnosticada en 2015. Junto a la FAE ha trabajado en un proyecto único que ha servido no sólo para crear las 27 obras que componen esta exposición, sino también para poner en marcha un taller de Arteterapia dirigido por la artista durante los primeros años tras el diagnóstico, cuando todavía mantenía su autonomía.

“Una de las obras de esta exposición es la representación de la estatua de un elefante que un día vimos en un centro comercial, exactamente igual. En cuanto lo vio me dijo que nos teníamos que ir a casa inmediatamente, porque necesitaba pintarlo antes de que se olvidase de él. Así lo hicimos, y en menos de tres horas tenía el cuadro tal y como podemos verlo ahora”, ha asegurado José Luis Fernández Sierra durante la inauguración.

Según ha explicado, esa necesidad de pintar es la que le hacía feliz. “Disfrutaba del momento y transmitía su felicidad a través de la pintura y el color. Fue el refugio de su vida y de su esencia como persona. Por eso os invito a todos a pintar, sobre todo cuando estéis en momentos duros de vuestras vidas”, ha recomendado el marido de la artista.

Le ha acompañado en la mesa inaugural el Padre Ignacio, sacerdote que ha dado soporte a la familia de la artista desde su diagnóstico, y Esther Arnanz, directora técnica de las actividades de la FAE en Madrid, encargada de coordinar los tratamientos no farmacológicos desarrollados por la Fundación: psicoestimulación, psicomotricidad o musicoterapia entre otras.

Estas terapias sirven a las personas con EA a mantener sus capacidades motrices, cognitivas y sociales, así como a mejorar su autoestima y a reforzar el pensamiento positivo en un momento difícil, dando rienda suelta a su creatividad”, ha comentado Arnanz.

La exposición estará abierta al público hasta el 29 de septiembre, con entrada libre en la Biblioteca Pública Ana María Matute (c/ Isaac Albéniz 1, Madrid), de lunes a viernes de 9:00 a 21:00 horas. A lo largo de estos días se pondrán a la venta algunos objetos con las imágenes de la exposición, a través de la web de FAE.

Los fondos recaudados se destinarán íntegramente a la Fundación Alzheimer España para el desarrollo de las actividades que tienen en marcha y que ayudan a las personas con enfermedad de Alzheimer a mantener su autonomía durante el máximo tiempo posible.

30 años apoyando a pacientes y cuidadores

La Fundación Alzheimer España lleva más de 30 años trabajando a nivel nacional para dar soporte a las personas con EA y a sus cuidadores de diferentes maneras: asesoramiento, terapias no farmacológicas, grupos de apoyo, psicólogos, formación, contacto con cuidadores profesionales, etc.

Además, cuenta con especialistas de la neurología en su patronato, trabajando con ellos codo con codo y diseñando con su colaboración estrategias útiles para mantener la autonomía de los pacientes el máximo tiempo posible. Y también participando en simposios y proyectos de I+D+i que aporten novedades útiles tanto a los enfermos como a sus familiares y cuidadores, así como a los profesionales sociosanitarios que les atienden.

Un ejemplo reciente lo encontramos en el simposio Diagnóstico precoz de la Enfermedad de Alzheimer: Dónde estamos y hacia dónde vamos, celebrado recientemente con el aval de la Asociación Madrileña de Neurología (AMN). Un encuentro en el que se alertó del aumento de casos de alzhéimer diagnosticado en personas jóvenes, como el de Ana de Alto, y de la necesidad de establecer nuevos programas de cribado en personas menores de 65 años.

De esta manera, la enfermedad se detectaría en una fase temprana y se podrían abordar la patología lo antes posible para ralentizar su avance, mantener la autonomía del paciente durante más tiempo y mejorar así su calidad de vida”, ha asegurado Esther Arnanz.

En España hay cerca de un millón de personas que padecen la Enfermedad de Alzheimer, y que la sufren acompañados de sus familiares y cuidadores. Una cifra que, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se triplicará en 2050, teniendo en cuenta el progresivo envejecimiento de la población.