Las costas más espectaculares del sur de Europa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Con la llegada del sol y el calor algo en nuestro cuerpo nos pide abandonar la ciudad y peregrinar buscando la playa más cercana, ¡y nuestro cuerpo es sabio!. Por ello, nada mejor que ofrecerle una guía de las mejores costas en España, Italia y Portugal y que elija, ¿verdad?

Toma nota de esta guía con las mejores costas, sus pueblos y las playas que no debes perderte en tu visita. Valdrá la pena cada kilómetro que recorras para encontrarlos y tus compañeros de viaje te agradecerán eternamente que hayas recomendado estos lugares.

No te lo pienses más y prepárate para sobrellevar el verano en alguna de las mejores costas del sur de Europa:

1. Costa del Salento

Costa del Salento

Monopoli, en la provincia de Bari / unblogdepalo.com
La Península de Salento se corresponde administrativamente con la región de Puglia, aunque es mucho más conocida como el “tacón de la bota”. Bañada por el mar Adriático al norte, el Jónico al sur y situada enfrente de la costa de Albania, esta península preserva una costa casi intacta.

¿Qué rincones no te puedes perder de la costa del Salento? Para empezar Lecce, una de las ciudades más bellas del arte italiano cuyo casco histórico esconde tantas iglesias que muchos conocen esta ciudad como “la Florencia del Sur”; después tienes que conocer Gallipoli, una visita imprescindible a la costa del mar Jónico, en un pueblo construido en una pequeña isla conectada por un puente, cuyo nombre en griego es “La hermosa ciudad”; para terminar esta lista de imprescindibles no te puedes perder Polignano a Mare, situada a 10 minutos de Bari, es el rincón donde disfrutar de los atardeceres más románticos de toda Italia.

2. Mariña Lucense

Mariña Lucense

Playa de las Catedrales / pxhere.com
La Mariña Lucense, ya sea por su aislamiento geográfico o por falta de promoción, es una de las costas más desconocidas y con más encanto natural de España. Su recorrido va de ría a ría, desde la de Ribadeo, límite natural entre Galicia y Asturias, a la de O Barqueiro, que separa las provincias de Lugo y A Coruña.

Entre sus 100 km tienes buenísimas playas, como la de A Rapadoira, en Foz, como ejemplo de playa urbana y con todos los servicios a tu disposición. O como las Playas de Barreiros que recuerdan a las formaciones rocosas del Algarve. Y si hablamos de formaciones rocosas no podemos saltarnos la espectacular Playa de las Catedrales, una de las más famosas de España.

Para el día que quieras patear un pueblo no te pierdas Viveiro, una villa marinera cuyas murallas han soportado incluso a piratas y el paso de los siglos. Para una ruta gastronómica no te pierdas Burela ya que al ser el principal puerto bonitero del Cantábrico puede ofrecerte pescados y mariscos para chuparse los dedos.

 

3. Costa del Alentejo

Costa del Alentejo

Paisaje de la Costa del Alentejo / Wikimedia commons
Desde el sur de Setúbal hasta la región de Algarve, se esconde una de las mejores sorpresas de Portugal y una de las costas más desconocidas del sur de Europa: la Costa del Alentejo, posiblemente el tramo costero mejor conservado de la Península Ibérica.

Casi todo su litoral comprende el “Parque Natural do Sudoeste Alentejano e Costa Vicentina” y merece la pena visitarlo por sus increíbles playas salvajes y el encanto de pequeños pueblos de tradición pesquera. Un ejemplo de sus arenales sería la Praia Zambujeira do Mar con su estampa de rocas y sus atardeceres. Para vivir la tradición te recomendamos Porto Covo, una villa marinera preciosa cuyas casas de color blanco y azul están deseando aparecer en tu Instagram.

 

4. Costa Amalfitana

Costa Amalfitana

Paisaje de la ciudad de Amalfi / pixabay.com/es/users/SalvatoreMonetti-3636083/
En el golfo de Salerno, al sur de Nápoles y bañada por las aguas del mar Tirreno se encuentra la espectacular Costa Amalfitana, destino veraniego de famosos y “celebrities” de todo el mundo. Esta zona combina perfectamente la naturaleza, las playas y la cultura italiana, y su imagen más icónica son las terrazas verdes suspendidas sobre el mar azul y brillante.

La lista de imprescindibles en la Costa Amalfitana no es corta. Tienes que conocer Sorrento, sus acantilados y ese aspecto de típico pueblo italiano que no acaba de convertirse en ciudad; escápate con una buena cámara a Positano y sus coloridas casas que lo convierten en uno de los pueblos más bonitos de Italia; déjate caer por Ravello, un pueblo detenido en el tiempo y en el que disfrutarás de unas vistas alucinantes; y por último, pero no menos importante, tómate un delicioso limoncello en Amalfi.