Las novias ochenteras con lazos y tules vuelven a estar de moda

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Las novias ochenteras con volúmenes en mangas, grandes lazos en el pelo, bordados y escotes palabra de honor son la apuesta para 2023 de Marchesa, la firma de alta costura de Nueva York, para Pronovias, en la que ya es la segunda colaboración juntos.

Georgina Chapman, cofundadora y directora creativa de Marchesa, y Alessandra Rinaudo, directora artística de Pronovias, han recibido aplausos en el primer día de moda nupcial en Barcelona, una Bridal Fashion Week que reúne a las grandes marcas del sector, como Peter Langer, Jesús Peiró o Rosa Clará, entre otros.

La colección de Marchesa, una de las firmas habituales de las celebridades de EEUU, según explica la propia Chapman, es para «una novia romántica que ama la moda».

Han predominado los detalles característicos de la marca, como los corsés, los hombros caídos, los escotes abiertos, las capas de encaje de chantilly y un tul omnipresente en grandes tocados en el pelo, lazos a la espalda y colas que alargan el perfil de las novias.

El blanco es el protagonista de esta novia que parece salida de lo alto de la tarta nupcial, o de las comedias románticas de Nora Ephron, aunque en algunos diseños había algunas variaciones tonales suaves en melocotón y marfil.

El grupo Pronovias estará presente por partida triple en la Barcelona Bridal Fashion Week esta semana, pues además de Marchesa también estará en la colección Atelier y la de la marca Nicole, la «hermana» italiana de Pronovias.

El debut en la gran muestra de la moda nupcial de Viktor & Rolf cerrará este primer día de desfiles de la «Bridal», que está teniendo lugar en la Fira entre hoy y el 23 de abril, y por primera vez desde la pandemia, tras un parón de más de dos años.