Las sucursales bancarias se transforman en panaderías y cafeterías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las nuevas herramientas tecnológicas están acabando con las sucursales de las entidades financieras. De hecho, los últimos reajustes de plantilla de BBVA, Caixabank y Bankia han supuesto la salida al mercado de hasta 3.000 oficinas. De esta situación se han aprovechado otros negocios como las panaderías, cafeterías o centros de estética que se han lanzado a alquilar los locales mejores situados en las ciudades con rebajas de hasta el 65%, según la inmobiliaria Laborde Marcet.

La realidad es que la clausura de estas sucursales es una tendencia desde la anterior crisis de 2008, pero que la pandemia del covid-19, las fusiones y la digitalización han acrecentado durante el último año. Cabe destacar en los últimos 13 años ya han cerrado 23.300 oficinas. La sangría continuará durante este ejercicio y el próximo, pero ya hay alternativas esperando a ocupar estos espacios.

“Los negocios que sustituyen a los bancos aprovechan locales ubicados en esquinas, con fachadas amplias y que son muy atractivos para este tipo de operadores en busca de un gran impacto visual y con alquileres económicos”, afirma Laborde Marcet en unas declaraciones a Invertia.

Pero no sólo la localización es lo que ha incentivado a estos negocios a lanzarse al arrendamiento de estos espacios. El precio es otra variable que ha influido en la decisión, porque los propietarios han realizado rebajas de hasta el 65% para captar a los inquilinos. Así, los contratos han pasado de 15.000 euros mensuales hasta los 5.000 euros por alquiler al mes.

“Estos negocios (panaderías, centros de estética…) han seguido facturando durante la pandemia, por lo que tienen cuentas saneadas y todavía disponen de margen de crecimiento”, apuntan desde Laborde Marcet.

De todos modos, no es la primera vez que se produce un cierre masivo de sucursales. Ya en 2013, el problema surgido con las cajas de ahorros dejó en el camino hasta 4.400 clausuras de oficinas. Aun así, y pese al cierre de 3.000 sucursales bancarias, España es el segundo país de la Unión Europea, solo por detrás de Francia, que más sucursales tiene, con 483 por cada millón de habitantes. El dato también contrasta con la media comunitaria, que está situada en torno a los 250 establecimientos, según los datos del BCE.

Pero según JP Morgan, este dato tiene fecha de caducidad con un consumidor mucho más tecnológico, y es que un estudio del banco avanza un 70% menos de sucursales de aquí a 2030. Es lo que JP Morgan calcula que ocasionará la transformación digital en España, y coloca a BBVA y CaixaBank como las entidades españolas más avanzadas en este aspecto.