Las víctimas olvidadas de la crisis de los restaurantes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las restricciones y los cierres no sólo afectan a los restaurantes, sino también a los miles de proveedores que los surten de vajillas, mantelerías, ingredientes, quesos o helados, víctimas silenciadas y sin ayudas en la crisis que atraviesa el sector por la pandemia.

Maïa Radresa empezó hace 20 años como ceramista en el garaje de su casa pero el éxito a raíz del encargo de “un famoso restaurante” le hizo mudarse a un taller de 200 metros cuadrados y a ampliar personal. Trabajaba para el Hotel Ritz en Barcelona y estrellas Michelin como Hoja Santa (Barcelona) o La Salita (Valencia) y ahora su facturación ha caído un 80 por ciento.