Mariú el primer yate de Giorgio Armani

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

De Cannes a Mikonos. De Ibiza a Dubrovnik. De Mónaco a Venecia. Los mejores destinos y los más exclusivos siempre están en la hoja de ruta del superyate Mariù en el arco mediterráneo. Han pasado casi 20 años de su botadura, tres reformas completas a bordo (2012, 2016 y 2000), pero la primera mansión flotante que Giorgio Armani llevó al agua todavía mantiene intacto su mejor esplendor. Como los buenos vinos, el paso de los años hacen que este proyecto firmado en su día junto al estudio Codecasa sea toda una referencia de los mares.

La revolución de Armani con el proyecto Mariù (nombre de la madre del diseñador italiano) comenzó en su parte exterior. Cuando todos los grandes diseños y embarcaciones hasta el año 2003 lucían el color blanco en su casco, él optó por el gris antracita y nácar que proyecta como una pantalla los rayos del sol reflejados en el mar.

Sobre una eslora de 49,9 metros, el Mariù cambió también el estilo tradicional marinero por unas estancias de diseño y vanguardia. Así tomó protagonismo la línea de decoración de interiores Armani Casa de corte minimalista o los acabados que el modisto diseñó para un hotel en Dubai. De esta manera, las terminaciones en madera cubren de arriba a abajo todas las estancias con refuerzos de aluminio.

La embarcación con bandera de Malta dispone de seis camarotes para acoger a 12 invitados con todo lujo de detalles. Como anécdota, la puerta de la estancia principal del armador, situada en la zona de proa del casco, luce el número 1 en la parte superior en referencia a Giorgio Armani.

Este exclusivo superyate cuenta con una tripulación permanente de 12 personas que siempre tendrán a punto todas las estancias y zonas comunes como el jacuzzi, el cine, el gimnasio o varios juguetes náuticos y motos de agua.

“Mariù es mi primer yate y también el último, sólo se puede crear uno en una vida”, comentaba el italiano tras su presentación oficial. Sin embargo, su éxito en el sector náutico con este megayate le hizo cambiar de idea.

En 2008 el diseñador optó por otro yate de lujo, el Main de 65 metros de eslora, y dos años más tarde vendió el Mariú por 20 millones de euros. Además, Armani ha realizado varias colaboraciones en otros proyectos con diferentes astilleros.

En la actualidad, el superyate Mariù se alquila por 250.000 euros a la semana. El pasado viernes el yate estaba atracado en el puerto griego de Konos donde pasará parte de la campaña estival.