Palacio Torres Cabrera: a la venta 100 años de la historia de Córdoba

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Marisol Cruz-Conde y su sobrina-nieta Myriam de Amores nos abren las puertas del Palacio Torres Cabrera, un increíble edificio con más de 100 años de historia y 2.500 m2 construidos. Las paredes de esta casa, que albergó a dos alcaldes de la ciudad (hermanos de Marisol), mezclan historia y anécdotas familiares a partes iguales. El palacio perteneció al conde Torres Cabrera hasta que en 1942 lo compró el padre de Marisol para reconvertirlo en viviendas independientes y que pudieran vivir así ella y todos sus hermanos juntos. Ahora, el activo se encuentra a la venta por unos 10 millones de euros y ya son varios inversores los que se han interesado en un activo que puede hacer las veces de hotel o de sede de una gran compañía.

El Palacio cordobés del conde Torres Cabrera es una mansión solariega de dos plantas con una soberbia fachada de colores rojo almagra y ocre. Una reja de fundición verde da paso a un cuidado jardín que nos adentra en el esplendor del barroco. Desde 1847 se alza majestuoso este palacio con reminiscencias de villa italiana. Son cerca de 2.500 m2 construidos de lujo e historia: 23 dormitorios, 11 baños, varios comedores, capilla privada, suelos con revestimientos de mármol, dos jardines, piscina, parking para hasta 12 vehículos y una sucesión de salones con chimenea de mármol, marcos y molduras de yesería, espejos y pinturas.

Dentro del palacio se esconden tesoros de valor incalculable. En el patio central del edificio, circunvalado por arcos sostenidos por treinta columnas, se halla un conjunto de mosaicos romanos del siglo II que representan al dios Baco y su cortejo y que, según los expertos, no tienen precio en el mercado de antigüedades. Una escalera de mármol negro con incrustaciones de mármol blanco y jaspe rojo une las dos plantas de que consta la propiedad.

Pero la joya de la corona es un salón del Trono de 90 m2 que Ricardo Martel, IX conde de Torres Cabrera, mandó a construir en 1877 con motivo de la visita de Alfonso XII a Córdoba. El rey se alojó durante tres días de abril en el palacio y su anfitrión decidió regalarle esta fabulosa sala de estilo Luis XV.

La lista de huéspedes ilustres que han pasado por el palacio es otro de los atributos de esta singular propiedad. El ya citado rey Alfonso XII, su hijo Alfonso XIII, los reyes de Jordania Husein y Dina bint ‘Abdu’l-Hamid, el político Antonio Cánovas del Castillo, el cantaor Antonio Fernández Grilo, los duques de Montpensier y el aristócrata Ramón María Narváez son algunos de los nombres más destacados.

“Adentrarse en las estancias de este magnífico palacio histórico nos permite vivir y sentir el latido del sur de España, en Córdoba, la ciudad de las tres culturas, Patrimonio de la Humanidad”, asegura la comercializadora del activo Engel & Völkers.

Pero la historia de este Palacio no sólo guarda historias relacionadas con reyes y aristócratas, sino que también tiene un sinfín de recuerdos de la familia Cruz-Conde. “En 1942 mi padre compra este palacio para hacer cuatro viviendas y poder vivir así los cuatro hermanos”, afirma a idealista/news Marisol Cruz-Conde, propietaria mayoritaria del activo.

Las cuatro casas construidas dentro del palacio se pueden observar fácilmente por el número de estancias y la decoración, pero llama la atención la ausencia barreras entre ellas. “Aunque sean cuatro casas divididas, siempre han estado las puertas abiertas y hemos pasado de una a otra sin tener que llamar a timbres, telefonillo ni nada. O sea que eran cuatro divisiones, pero en el fondo siempre ha sido una única casa”, señala Miryam de Amores, sobrina-nieta y también propietaria junto con otros 18 primos del inmueble. “Esta casa para mí lo es todo. Recuerdo todas las bodas de mis primas que se han celebrado aquí y como este salón (el del Trono) se llenaba entero de regalos el día de Reyes”, asegura con nostalgia.

De Amores afirma que la relación entre todos los primos y propietarios es tan buena que no han tenido problemas en ponerse de acuerdo para poner en venta el palacio. El activo lleva cuatro años en venta y ha recibido el interés de varios inversores, pero de momento no se ha producido ninguna oferta en firme. De producirse, la Junta de Andalucía tendría la posibilidad de quedárselo en propiedad.

“La casa está protegida porque es un bien de interés cultural. Por este motivo, la Junta de Andalucía tiene un derecho de tanteo por el que puede quedarse con el palacio siempre que iguale la oferta de la persona/compañía que pretenda adquirirlo”, especifica la sobrina-nieta de Cruz-Conde.

Por el momento, los interesados por este activo son compañías relacionados con el sector hotelero y oficinas. “Podría ser un hotel o una oficina/sede para una gran compañía”, asevera De Amores. “En cualquier caso, hay que tener en cuenta que se debe de hacer una reforma para adaptar estas cuatro viviendas a su nuevo uso”, finaliza.