Pepa Bueno: “Nos cuesta darnos cuenta de que los diseñadores españoles somos muy buenos”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Pepa Bueno lleva al frente de la dirección ejecutiva de la Asociación Creadores de Moda de España (ACME) más de 7 años. Desde su llegada en 2013 no ha cesado en la creación de numerosos proyectos, la inclusión de nuevas marcas y en la expansión, tanto nacional como internacional, de las 74 firmas de moda españolas que conforman en la actualidad ACME. Pepa Bueno se licenció como historiadora del arte especializada en historia del diseño y ha desarrollado su faceta profesional involucrada en la prensa femenina y de moda. Ha trabajado en medios como Elle, Woman y Vogue Novias. Subdirectora de Yo Dona (Unidad Editorial)  durante ocho años, su llegada a ACME es -hasta el momento- su última aventura profesional. En su puesto actual está muy implicada en la proyección y el reconocimiento de las marcas de moda de autor españolas. 

Lleva más de 7 años al frente de la  Asociación Creadores de Moda de España,  en la actualidad la asociación la conforman 74 firmas de moda nacional, ¿cuál diría que es el principal objetivo de la asociación? Es decir, la esencia de ACME.

La esencia es la promoción y la defensa de los intereses de la marcas de moda de autor españolas. Y ahí , que es muy general, caben como te puedes imaginar,  muchas cosas. Porque no solo damos difusión y promoción a su trabajo, sino también intentamos posibilitarles opciones de negocio y el reconocimiento de las marcas, tanto a nivel nacional como internacional, en todo tipo de eventos y plataformas. Además, un trabajo muy importante de la asociación es la interacción y la colaboración con las diferentes entidades gubernamentales, autonómicas, ayuntamientos, etc., para desarrollar acciones en las que se promueva la moda de autor.

Estamos involucrados en muchos proyectos para conseguir ese objetivo, por ejemplo lo que hemos hecho recientemente en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid es Madrid es Moda durante la Mercedes- Benz Fashion Week Madrid. Durante la semana de la moda nos parecía muy importante llevar la moda al centro de la ciudad, al centro de la capital y además, acercarla al consumidor final. De alguna manera los desfiles están dirigidos a un público más especializado, aunque cada vez están más abiertos al público final, y más en esta ocasión que por normativas de aforo y tema Covid, apenas podía asistir gente. Por eso, nosotros con Madrid es Moda lo que hicimos fue reforzar la presencia del diseño de moda en el centro de la ciudad pero dirigida al consumidor final. En este caso, las presentaciones que hicieron las distintas marcas no eran de la colección del año que viene, que es lo que mostraba la Fashion Week, sino la que hay a la venta en este momento concreto, la colección de invierno. Con lo cual complementamos la Fashion Week.

En los últimos meses hemos visto como los creadores españoles se han involucrado en infinidad de actividades: desde las luces de navidad hasta la producción de mascarillas, entre otros. ¿Todo esto forma también parte de la moda? ¿Se está ampliando su concepto?

Bueno la moda se puede definir de muchas maneras, pero de alguna forma  vestirse es una declaración de principios ya que es como tú te presentas al resto del mundo, es la imagen que tú estás dando. Y la moda es una declaración de principios estudiada de como quieres hacerlo, no es una disciplina frívola, como muchas veces se habla. No es una cuestión frívola como nos presentamos ante el mundo ya que estás planteando una propuesta  estética, estás hablando de cómo eres. Incluso en muchas ocasiones estás transformando tu entorno con tu presencia a través de lo que llevas. La moda no es solo el textil y eso es muy importante también ponerlo encima de la mesa. Sobre moda han escrito muchos filósofos relevantes de la historia del s. XIX y s.XX.

Una de sus últimas novedades es el Manifiesto de la Moda de Autor en España, ¿cuál es su fin?

El Manifiesto de Autor de la moda española lo que quiere es poner en valor las enormes riquezas del trabajo de estas firmas, que no son sólo firmas de textil, sino que hay firmas de joyería, de alta bisutería, de zapatería, de marroquinería, etc.

ACME siempre ha trabajado en la defensa del sello “made in Spain” ¿Por qué cree que en España no funciona el chovinismo de Francia? ¿Es una cuestión de precios, materiales, difusión, cultura…?

Lo he pensado muchas veces. Yo creo que como casi todo es una mezcla de distintas circunstancias. Tiene que ver nuestra cultura, nuestra manera de ser. Yo creo que a los españoles nos cuesta en general apreciar todo lo nuestro. No solo ha pasado en la moda sino también en muchas otras cosas. Pero también es cierto que países como Italia después de la Segunda Guerra Mundial supieron, de todas esas fábricas textiles que había en el norte de Europa, crear marcas y de ahí el nacimiento de alguna manera de la moda italiana. En el caso de Francia, ha habido siempre unos grupos industriales económicos muy relevantes detrás de la moda, siempre han considerado la moda como una parte fundamental de la cultura francesa. Eso  nos ha faltado a nosotros, no hemos hecho ni lo que hicieron los italianos que consiguieron hacer de su industria textil unas marcas, es decir, pasar de ser solo fabricantes a ser diseñadores. Ni tenemos, cómo los franceses, grandes grupos industriales detrás que hayan encontrado en la moda un sector de gran interés económico para invertir. Eso unido a esta cosa española de que nos cuesta trabajo darnos cuenta de lo buenos que somos, porque somos muy buenos. Lo decimos en el Manifiesto, hay mucho trabajo detrás de las creaciones españolas. Incluso antes de que apareciera la corriente de Slow Fashion,  las firmas de moda de autor españolas ya estaban trabajando en esta línea, ya estaba en el ADN de la firmas españolas.

Por eso, ahora uno de nuestros grandes trabajos es contar fuera, pero también dentro, el enorme valor que tiene el trabajo de estas firmas. Evidentemente los precios no pueden ser de Fast Fashion, ya que tienen que ver con el volúmen de producción. Y no solo eso, si estás fabricando en España y estás pagando unos sueldos que mantienen el nivel de vida europeo efectivamente van a tener otros precios. Sin embargo, eso no significa que sean precios prohibitivos. Hay un tema importante también aquí y es cómo consumimos, hay mucha gente que va muchas veces a comprar ropa, piezas muy baratas que se estropean rápidamente. Si lo que haces es juntar esos pocos para de pronto tener una chaqueta que te pueda durar 5-10 años o hasta que te canses y la quieras dar, es otra manera de gastar. Y te estas gastando el mismo dinero, pero también eso es acercarse a la moda de otra forma, tiene que ver con el consumo responsable, lo tenemos muy claro a la hora de la alimentación pero también lo debemos tener muy presente a la hora de consumir moda.

Entonces, ¿qué aspectos considera que hay que potenciar para que la moda española sea un referente permanente tanto a nivel nacional como internacional?

Entre otras cosas crear un discurso que haga creernos a nosotros mismos lo mucho que valemos. Intentar atraer por un lado, la atención y el cariño del público, y por otro lado, la atención de los grupos de inversión es decir, que la moda se pudiera consolidar como un sector donde la inversión quisiera acercarse. Para crecer es fundamental tener pulmón económico y esta pandemia todavía ha dejado esto más patente. Podrá sobrevivir quien tenga un poco de pulmón económico sino va a ser imposible.

¿Considera que las instituciones públicas juegan o podrían  jugar un papel importante en la expansión y el reconocimiento de la cultura textil española? ¿Sería conveniente una mayor colaboración?

En la circunstancia actual en la que estamos es fundamental, pero no solo lo digo yo, sino todos los sectores. Solo hay que ver como piden ayuda todos los sectores porque se desmoronan. Pero siempre la posición de la administración ha sido relevante, nosotros por ejemplo hemos tenido un apoyo súper decidido del Ayuntamiento de Madrid. Nos ha ayudado a través de la financiación del Foro de Empresas por Madrid a financiar esta última edición de Madrid es Moda que, como te decía, junto con la Fashion Week  conformamos lo que es la Semana de la Moda de Madrid. Aunque nuestros diseñadores son de todas las comunidades autónomas, la oficina central de ACME está en Madrid y también es aquí donde tienen  sede la mayor parte de las firmas.

La verdad que España está muy centralizada pero  por ejemplo en Andalucía hay unos fantásticos diseñadores, como puede ser Palomo Spain, Juana Martín, Beatriz Peñalver o Pilar Dalvat. O en Valencia, por ejemplo, encontramos marcas tan importantes como Dolores Cortés o Juan Vidal. Por eso nos dirigimos a todas las comunidades autónomas. Por ejemplo, en octubre se hizo un desfile espectacular de Juana Martín en Medina Azahara, y por supuesto tuvimos la ayuda de la Junta de Andalucía. La idea es poder hacer eventos relevantes en lugares emblemáticos del patrimonio artístico. Esto ayuda a dar visibilidad a las firmas, prestigio y a que el consumidor final se acerque a esas marcas.

Como es obvio la pandemia ha traído numerosas pérdidas. En concreto este sector se ha visto obligado a suspender numerosos eventos, reducir la producción o incluso algunos creadores -lamentablemente- han tenido que detener su producción por completo. ¿Es compatible ser un buen creador con ser un buen empresario en el contexto actual?

Esa es la gran pregunta. Las dos son fundamentales y en algunos casos se dan pero no es lo habitual, es muy difícil ya que cada uno servimos para lo que servimos. Se dan casos, pero es complicado que un diseñador sea tan buen gestor como diseñador. Un diseñador lo que tiene que ser es ser capaz de detectar a un buen gestor para que esté a su lado. Las dos cosas son muy diferentes, tienes que saber de gestión, de hecho en muchas escuelas de moda se da. Tu tienes que saber controlar al gestor, tienes que estar por encima de eso. En estos momentos muchos diseñadores se están dando cuenta de que tienen que tomar también esas riendas pero es una situación muy complicada, el que sabe de una cosa no tiene porqué saber de la otra.

¿Qué ámbito de la moda se ha visto más afectado por la Covid-19?

Cierto, los sectores más afectados son todos lo que tiene que ver con eventos de variadisimo tipo por ejemplo eventos folclóricos como puedan ser las ferias de Sevilla, Jaén, Málaga, etc. El virus ha hundido el sector de la moda flamenca, mueve muchos miles de euros al año, tiene bastante relevancia. Además mueve mucha gente alrededor debido a que es muy artesanal, tiene mucha mano de obra. Desde este, a todos los sectores que tienen que ver con todo tipo de ceremonias como bodas, bautizos, etc. Ese sector que se ha centrado en todo lo que tiene que ver con celebraciones ha visto caer su facturación en este trimestre absolutamente. Al principio hablábamos de una caída del 40%, pero la caída real de marzo hasta fin de año ha sido la facturación muy cercana al cero. Es muy dramático. También esto ha dependido de las comunidades autónomas ya que cada una ha tomado unas medidas diferentes. Por ejemplo Granda se cerró completamente, Barcelona el comercio no esencial igual. Eso son facturaciones cero.

Otro gran cambio que ha traído la pandemia ha sido la digitalización que ha supuesto, en estos meses, la solución de no pocos creadores. Muchos han optado por continuar adaptándose a la nueva y extraña realidad, hemos podido ver desde desfiles, adquirir nuevos productos a través de una pantalla y desde el sofá de nuestra casa. ¿Cree que la digitalización determinará el futuro de los diseñadores o seguirán apostando por el modelo de eventos/ tiendas físicas y atelier?

Yo creo que esta pandemia lo que ha dejado patente es que el futuro, no sólo de la moda, sino de todo el comercio en general, va a pasar mucho por la digitalización, incluso si eres un comercio local pequeño. Hace ya mucho tiempo, en la crisis del 2008 se hundió la multimarca y los diseñadores tuvieron que plantear una parte de venta online y otra trabajar en su mismo taller recibiendo encargos. Pienso que ocurrirá lo mismo. Entonces el Covid va a profundizar esta tendencia mucho más.

¿Cuando volvamos a la normalidad  los diseñadores seguirán apostando por la digitalización o volverán a los hábitos de momentos anteriores a la pandemia?

 Yo creo que ese antes es antes y no volverá a existir. Creo que también todos vamos a tener muchas ganas de salir y conectar con los demás físicamente, pero también es cierto que si te acostumbras a consumir de otra manera será más fácil que te compres algo a través de la web mientras que antes a lo mejor dudabas, ahora no tendrás ese miedo. Todo lo digital va a crecer mucho. Aunque hay mucha gente que prefiere el modo tradicional físico ya que es muy diferente. Por tanto yo creo que no desaparecerá lo físico, pero también es cierto que quizá de otra manera.

Es indiscutible que esta situación ha traído un nuevo modelo y perspectiva de consumo y desde ACME estáis muy involucrados en la importancia del slow fashion, pero por otro lado, el fast fashion sigue estando presente para una gran parte de los consumidores. Desde su punto de vista, ¿qué fenómeno predomina? ¿En qué lado se situarán las creaciones Made in Spain?

Yo creo que sigue siendo predominante, por número, el consumidor que se acerca al Fast Fashion, eso es innegable. Pero si que es cierto que esta pandemia ha puesto encima de la mesa la importancia que tienen los hábitos de consumo. Entonces yo sí que creo que va a haber cada vez más una masa crítica de consumidores que van a reflexionar cuando compran algo sobre su forma de comprarlo, pero no son la inmensa mayoría.

Y sí, las firmas que están dentro de ACME pertenecen al grupo de Slow Fashion ya que son firmas de creador aunque puedan tener una producción bastante más grande como pueda ser Pedro del Hierro o Adolfo Dominguez. Son firmas de creador que tienen el espíritu del diseño en el centro de su firma.

¿Cuál es su proyecto pendiente en ACME?

 Tenía uno que era crear la Fundación Academia de la Moda Española que está a punto de salir, eso era de las cosas que decía “esto no lo conseguiré nunca”. Pero sí, con el apoyo de mucha gente para que pudiera salir adelante. Pero bueno, sí tengo ahí otro proyecto que todavía no he conseguido que era a través de la fundación crear una escuela de altos oficios de la moda. A mi me parece que es fundamental darle a estos oficios relacionados con la moda el prestigio y el glamour que tienen. Y además, mostrar toda la sofisticación, la técnica tan depuradísima que necesitan estas marcas de lujo o  premium. Necesitan profesionales muy formados, también utilizando técnicas como 3D o patronaje digital. A mi me encantaría poder apoyar o ayudar a  crear una escuela de altos oficios relacionados con la moda.

¿Cómo pueden ayudar todos los amantes de la moda en la causa made in Spain?

A parte de consumir ya que estas marcas se mantienen si alguien las compra, además con las redes sociales. Yo creo que la gente joven su manera de comunicarse y relacionarse entre ellos y de interactuar con el mundo es a través de la redes. Y en el caso de la moda Instagram es la red por excelencia ya que la moda se mueve en el entorno de lo visual y bueno, hacer tentación de la moda española,  fan de la moda española, que fue un hashtag que sacamos nosotros. Bueno, de mostrarte orgulloso de esas piezas de diseño que tienes o que ves, las puedes haber visto en un escaparate y hacer partícipe a los demás. Convencer a tus colegas jóvenes de que la moda española de creador es muy valiosa, muy atractiva, está muy bien hecha, utiliza materiales nobles y es una moda que perdura. Esto es importante, ser capaz de valorar el hecho de que perdure, estas son firmas que  trabajan con la intencionalidad de que sean prendas que incluso puedas regalar si has cambiado de talla o estructurarlas y transformarlas en otra cosa. A mi me parece muy relevante que la gente joven aprecie eso y que lo comunique y lo cuente.

Está muy involucrada en su trabajo y no cabe duda de que su cargo conlleva mucha responsabilidad y esfuerzo, pero ¿qué hobbies tiene Pepa Bueno?

Tengo muchas aficiones, aunque tengo poco tiempo para desarrollarlas (risas). Yo soy historiadora del arte, de hecho  acabo de publicar un libro de la historia del diseño. Me interesa mucho el arte en todas sus manifestaciones: exposiciones, conciertos, cine, teatro. Ahora, con el Covid, este sector se ha visto muy limitado, pero el otro día fui al teatro y me sentí muy feliz de volver a un espectáculo. Me pareció maravilloso, encontrarme con amigos y poder ir al teatro. Me encanta leer y me gusta también mucho cocinar. Tengo muchas aficiones que desarrollo muy poco. (Risas)