Premio de Arquitectura Mies van der Rohe 2022

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los proyectos de vivienda pública de alquiler asequible para jóvenes de Can Fabra y el edificio de covivienda de La Borda (ambos ubicados en Barcelona) han sido nominados al Premio de Arquitectura Mies van der Rohe de 2022, otorgado por la Unión Europea (UE). Se han seleccionado 40 proyectos de un total de 532 propuestas. En el proceso de selección se ha valorado la inclusión social, la sostenibilidad, la circularidad y la concepción estética.

Can Fabra y La Borda son, junto con el Centro Deportivo Turó de la Peira, los tres proyectos de Barcelona que optan a este prestigioso galardón. En total, cinco proyectos catalanes han sido nominados. Además de los proyectos barceloneses, también se ha reconocido 85 Social Housing Units, en Cornellà de Llobregat, y la intervención en la Torre Merola, en Puig Reig. Los cinco finalistas se anunciarán el próximo 16 de febrero y el ganador a principios de mayo en el marco del EU Mies Award Day.

Construido en las naves industrial del recinto de Fabra i Coats, en el barrio de Sant Andreu del Palomar, el proyecto del despacho Roldán Berengué Arquitectes está destinado a jóvenes y acoge también el espacio para la Colla Castellera Jove de Barcelona. El complejo cuenta con 44 viviendas destinadas a jóvenes de entre 18 y 35 años con una superficie media de 64 metros cuadrados y grandes espacios comunes que se pueden compartir según las necesidades.

Es el primer edificio de viviendas de alquiler público de Barcelona construido en una nave industrial, manteniendo su estructura exterior. De la construcción destaca la sostenibilidad y la utilización de materiales reciclados, reciclables y de bajo impacto energético. Éste no es el primer reconocimiento que recibe Can Fabra. Recientemente fue galardonado con el Premio FAD Arquitectura 2021.

Por su parte, La Borda es un proyecto de recuperación de Can Batlló, un antiguo recinto industrial de finales del siglo XIX situado en el distrito de Sants-Montjuic, en un solar cedido por el Ayuntamiento de Barcelona por 75 años. Este proyecto, en el que participó la cooperativa de arquitectos Lacol, se convirtió en el primer edificio de obra nueva de covivienda en la ciudad de Barcelona.

El edificio está formado por 28 viviendas y distintos espacios de uso comunitario como la cocina, el comedor, la lavandería u otras salas polivalentes que sirven para potenciar la vida vecinal. Está construida principalmente en madera, siguiendo los criterios de sostenibilidad, para reducir al mínimo el impacto ambiental. La Borda también ha sido reconocida con diferentes distinciones como el Premio especial a la innovación en los European Responsible Housing Awards (2019), o el Premio Ciutat de Barcelona (2018).

El Premio de Arquitectura Mies van der Rohe es uno de los galardones internacionales de mayor prestigio en el campo de la arquitectura. Otorgado cada dos años, tiene por objetivos alcanzar una comprensión profunda de la transformación del entorno construido; reconocer y divulgar la excelencia y la innovación en la arquitectura; y promover la importante contribución de los arquitectos en el desarrollo de nuevas ideas con el apoyo innegable de los clientes y la participación de quienes se convertirán en los habitantes y usuarios de estos edificios.