Proyecto TECLA: La cabaña de arcilla creada con una impresora 3D

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hace un tiempo nos hicimos eco de una noticia interesante  sobre un proyecto de impresión 3D aplicado a la construcción. Los italianos del estudio de arquitectura Mario Cucinella y WASP, una compañía especialista en impresión 3D, comenzaron una colaboración que bautizaron como proyecto TECLA. Consistía en crear un prototipo de vivienda ejecutada mediante esta técnica en la ciudad de Bolonia. Con este trabajo, pretendían aportar su grano de arena para mitigar los problemas de acceso a la vivienda en una región que, en los últimos años, ha visto cómo aumentaba su población.

Pues bien, algo más de un año después, y tras un duro trabajo de investigación y diseño, el prototipo, por fin, ha visto la luz. El fruto del trabajo ha sido un espacio habitacional impreso en 3D hecho completamente de arcilla de la zona.

El nombre,  TECLA, toma como referencia dos hechos. Por un lado, hace honor a una ciudad imaginaria descrita por el escritor Italo Calvino. Por otro lado, también es un acrónimo de ‘tecnología’ y ‘arcilla’, en referencia al material de construcción, que, además, incluye agua, cáscara de arroz y un aglutinante en una proporción del 5% de la composición total.

Esta vivienda experimental, propone una solución sostenible que se puede imprimir en 3D en una pequeña fracción del tiempo requerido por los procesos tradicionales, al tiempo que reduce significativamente los desechos y las emisiones. La impresión 3D con arcilla asegura que la vivienda se pueda construir en cualquier parte del mundo utilizando recursos locales, particularmente en áreas rurales donde no es fácil encontrar materiales de construcción.

Construido para adaptarse a múltiples entornos, el hábitat también será adecuado para la autoproducción mediante el uso del ‘kit de inicio’ de WASP. Este enfoque limitará los desechos industriales y ofrecerá un modelo sostenible que busca impulsar las economías nacionales y locales, mejorando así el bienestar de las comunidades, según afirman sus creadores.

Sin embargo, este tipo de viviendas no están exentos de riesgos e inconvenientes. Uno de ellos es que utilizar arcilla hace que el proceso sea mucho más lento que la construcción en otros materiales, como, por ejemplo, el concreto de secado rápido. Aunque el diseño se puede imprimir en solo 200 horas, la mezcla de arcilla puede tardar semanas en secarse, según el clima.

En cualquier caso, en una entrevista concedida a la CNN, Cucinnela ya advirtió que la adaptación a los diferentes contextos es algo fundamental. “No estamos produciendo un tipo de casa que puedas imprimir y hacerlo en todas partes… Porque, por supuesto, es diferente si diseñas una casa en el norte de Italia, o en el centro de África, o en América del Sur”, explicó Cucinella.

Sin embargo, la flexibilidad del programa para utilizar el suelo disponible y su facilidad de construcción significa que TECLA podría ser adecuado para proporcionar viviendas en muchos países diferentes. “Se puede construir este tipo de casa en muchos más lugares cuando no se depende de algún producto específico”, explicó el arquitecto en la entrevista.

El prototipo construido en Italia es un ejemplo de cómo podría evolucionar este concepto de vivienda en los próximos años, por la aplicación de nuevas técnicas de construcción. Este ejemplo concreto se compone de dos cúpulas entrelazadas y cuenta con un área de estar de espacio abierto y un espacio de dormitorio equipado con un pequeño inodoro. En el exterior, un pequeño lago recoge los desechos y las aguas de lluvia para reutilizarlos en el jardín, mientras que otra celda con paneles solares y térmicos proporciona energía limpia a la estructura y, por lo tanto, puede convertirla en una casa completamente aislada.