¡Qué vida perruna!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los animales de compañía se han convertido en parte de la familia y, como cualquier miembro de ella, tienen sus caprichos. Complementos, ropa, comida, mobiliario, belleza, juguetes, cuidados veterinarios…y un sinfín de necesidades que han convertido a las mascotas en un sector económico al alza.

Atrás quedó la triste bolsa de pienso. Hoy en día el mercado de las mascotas ofrece comida gourmet, de dieta para los que tienen algún problema de salud, golosinas e incluso “canapés” para fiestas de cumpleaños. Todo ello regado con cervezas especiales sin aditivos, refrescos sin azúcares ni burbujas. O té sin teína. ¡Y es que cualquier cosa es poca para los reyes de la casa!, que en muchas ya no son los niños. Según Daniel Lizarraga, CEO de la compañía navarra Gloria Pets, “en un 40% de los hogares españoles hay un animal de compañía. Se tienen menos hijos o no se tienen y las mascotas proporcionan cariño, amor, fidelidad… Son un miembro más y no es extraño que se les quiera dar lo mejor”.

El mundo de la decoración y la moda también se ha apuntado a esta tendencia. Camas de lamas de madera, tipis coloridos, casitas de todos los estilos etc. En cuanto a la ropa, ya no solo se busca que abrigue. Los animales de compañía también “están a la última”. Incluso existe la posibilidad de que perro y dueño vayan conjuntados: impermeables, plumíferos, barbour o el clásico abrigo de paño británico, son algunas opciones.

Muchos grandes diseñadores tienen una línea exclusiva de mascotas y cada vez es más habitual verlas subidas a las pasarelas. Hay clínicas especializadas en tratamientos de rehabilitación acuática, masajes anti estrés o acupuntura. Peluquerías, centros de belleza y hoteles. Por no hablar de los establecimientos que proponen actividades para compartir con ellas: restaurantes, bares, galerías de arte, estudios de tatuajes, librerías o el cine. Cinesa y Affinity crearon en 2016 una sesión mensual con adiestradores, que incluye cerveza y palomitas perrunas.

Cuando los hermanos Lizarraga abrieron su tienda hace 40 años, apenas existían productos más allá del mundo de la caza. Hoy en día el sector factura 93.000 millones de euros en todo el mundo y se celebran grandes ferias temáticas en los 5 continentes.