,

Recargar la energía en un baño de rosas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los baños relajantes tienen el poder de aislar del exterior, haciendo a quienes lo toman conscientes del propio cuerpo al sumergirse en un oasis de paz y calma. Al relax y la conexión con el cuerpo por la propia terapia del agua se suma el poder del Tónico Suave de Rosas de Matarrania. 
Y es que hay un aspecto muy importante en la belleza y la cosmética: los beneficios anímicos. Mantener una rutina de cuidados no solo beneficia el aspecto o la salud de la piel, también da un espacio para ti, para ponerte en un primer plano consciente de autocuidado un ratito cada día. Algo que hacemos menos de lo que deberíamos. Parar unos minutos después de un masaje con aceite corporal o un baño relajante eleva las endorfinas.
Los baños aromáticos son el gran remedio antiestrés. Disolver unas gotas de este tónico en agua tibia envuelve todo el cuerpo. El aroma a rosas serena las tensiones y desbloquea los conflictos internos, lo que nos proporciona una sensación de bienestar unida a la felicidad interior. Y más aún si se lleva a cabo una respiración consciente abriendo las puertas a los beneficios de la aromaterapia. El ritual relajante se completa bajando la luz y utilizando velas para restar tensión a los ojos, y reproducir música tranquila e instrumental. La sensación al terminar el baño aromático será de relax total y recarga positiva de energía. Y si los baños no son para ti, puedes utilizar el Tónico Suave de Rosas 100% bio para relajarte usándolo como bruma: cierra los ojos, haz un par de pulverizaciones sobre el rostro y deja la mente en blanco, ¡limítate a sentir! La puedes aplicar en cara, cuello y cualquier otra parte de tu cuerpo.