Ron Flor de Caña recibe el premio “Marca Sostenible” durante los Green Awards 2020

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Flor de Caña, un ron premium producido de manera sostenible, ha recibido el prestigioso premio “Marca Sostenible” durante los Green Awards 2020. Organizados por The Drinks Business, se trata de la más alta distinción otorgada durante estos premios, que reconocen el liderazgo de Flor de Caña en la industria y su compromiso histórico con prácticas sostenibles.

Hoy, Flor de Caña es el único destilado del mundo en poseer las dos principales certificaciones de sostenibilidad que existen: Carbono Neutral y Fair Trade. Si bien este logro ha sido decisivo para obtener ahora este nuevo reconocimiento, también el jurado ha elogiado otros esfuerzos de esta empresa familiar, como son el uso de energía 100% renovable para destilar el ron, la siembra de 50,000 árboles cada año desde 2005 y sus programas de apoyo a la comunidad local.

La certificación Carbono Neutral, otorgada por Carbon Trust, asegura a los consumidores que Flor de Caña compensa todas las emisiones de carbono durante el ciclo de vida del ron, desde el campo hasta el mercado. Asimismo, la certificación Fair Trade, otorgada por Fair Trade USA, verifica que el ron se produce de manera sostenible en cumplimiento de más de 300 rigurosos estándares laborales, sociales y ambientales.

“Estamos muy orgullosos de este nuevo reconocimiento obtenido por Flor de Caña, porque realmente está demostrando que es posible reducir el impacto medioambiental para proteger y mejorar los recursos que tenemos. Es el modelo en el que creemos en Osborne y estamos seguros de que muchas otras marcas del sector seguirán el camino iniciado por Flor de Caña en el futuro”, afirma Rocío Osborne, directora de comunicación de Osborne, responsables de la comercialización de la emblemática marca nicaragüense.

La historia de Flor de Caña se remonta al año 1890, cuando un joven aventurero de origen italiano decide establecer una destilería a los pies del volcán más alto y activo de Nicaragua, el San Cristóbal. 130 años y cinco generaciones después, todo el proceso de producción de Flor de Caña continúa bajo la misma custodia familiar, perfeccionando el arte de hacer ron de manera sostenible.