La Isla de las Orcas, un paríso para perderse

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hay un lugar muy cerca de la frontera que separa Estados Unidos de Canadá que durante muchos años, décadas atrás, atrajo a todo tipo de utópicos e idealistas que creyeron que sería el lugar ideal para iniciar una nueva vida basada en la naturaleza y en contacto con los descendientes de los Lummi, el pueblo originario que durante siglos habitaron aquellas tierras sin demasiado contacto con personas de otras culturas.

Este lugar es conocido como la isla de Orcas, en el archipiélago de San Juan, que forma parte del estado de Washington, en el noroeste de Estados Unidos. Aunque tuvo un momento de cierto esplendor turístico durante un tiempo, hoy la región no recibe la atención del turismo masivo, mientras sus casi 5.000 habitantes se distribuyen en pequeños pueblos dispersos por sus 147 kilómetros cuadrados.

 

Vista desde atrás Buck Mountain Cabin
Vista desde atrás / Taj Howe

Es precisamente allí, en esa isla, donde encontramos Buck Mountain Cabin, diseñada por Heliotrope Architects, un estudio con sede en Seattle. Se trata de una impresionante casa de 141 m2 escondida en un sitio junto a un acantilado

Vista lateral Buck Mountain Cabin
Vista lateral / Taj Howe

Como no puede ser de otra manera, el paisaje idílico que encontramos allí es una fuente de inspiración para toda obra, y esta fantástica vivienda no es una excepción. Inspirada en su entorno, esta cabaña contemporánea abraza su hogar único con una variedad de gestos y detalles arquitectónicos, que incluyen una gran terraza en voladizo, un pasillo central abierto y pasarelas cortadas para adaptarse con precisión a las formas orgánicas de los afloramientos rocosos.

Tanto el cliente como los diseñadores buscaron disminuir la perturbación del entorno y minimizar el impacto, manteniendo los árboles que de otro modo podrían haber sido talados para un proyecto más convencional. «Este sitio de Buck Mountain, con madroños y bosques de abetos y vistas al agua, presentó desafíos en forma de una pendiente empinada y un claro angosto creado por un afloramiento rocoso. En lugar de eliminar árboles para abrir la vista, aceptamos las condiciones existentes tal como las encontramos”, explican.

Detalle del salón Buck Mountain Cabin
Dealle del salón / Taj Howe
Salón Buck Mountain Cabin
Salón / Taj Howe

En cambio, la vivienda está construida firmemente en su sitio, rodeada de abetos de Douglas y un bosque de madroños del Pacífico. A seis metros sobre el nivel del suelo, la espaciosa terraza es la plataforma de observación perfecta con vistas panorámicas de la isla Orcas, lo que le da a la cabaña de Buck Mountain la sensación de ser una casa del árbol.

Se evitaron los materiales demasiado caros durante la construcción para mantener el proyecto económico, duradero y seguro contra la intemperie. Diseñado para ser de expresión simple, el edificio es claramente utilitario. Y aún más atractivo por ello.

Una paleta de materiales de madera natural, pisos de concreto y placas de yeso también agrega una sensación distinguida y moderna, enfatizada por los planos rectangulares de la forma.

Comedor Buck Mountain Cabin
Comedor / Taj Howe

Las áreas para dormir y bañarse están en la planta baja, con vistas acogedoras al bosque, mientras que la cocina y el comedor en la planta superior cuentan con cristales de casi 360 grados y ventanas de triforio. Grandes puertas de bolsillo se abren a ambos lados del piso de la sala de estar creando una pasarela central desde la entrada hasta la terraza.