SolarXone, un dron solar que no necesita descanso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

SolarXOne es un dron solar autónomo que funciona de manera ecológica. Su fabricación pionera viene a revolucionar la tecnología aérea al lograr un aparato resistente y capacitado para recopilar información sin necesidad de aterrizar. Además, está capacitado para soportar las inclemencias meteorológicas.

Lo último en drones solares

XSun ha conseguido crear el primer dron solar completamente autónomo. Esto significa que puede alimentarse a través de la luz del sol, volando ilimitadamente, lo que implica una auténtica revolución en lo que se refiere a la tecnología aérea.

La marca, originaria de Francia, ha contado con la cooperación de Dassault Systèmes, una famosa corporación especializada en ‘softwares’ que ahora ha dado un paso al codearse con importantes compañías aeroespaciales.

Se puede decir que estamos ante el inicio de los drones solares. En el caso de este modelo, su principal objetivo consiste en recopilar información relacionada con la agricultura, aunque seguramente veamos en el futuro otros drones de estas características orientados a estudios logísticos o de conservación del planeta.

Las características del dron creado por XSun

A la hora de crear su primer dron solar, XSun tuvo en cuenta muchos factores, como la captación de los rayos ultravioletas, los cambios meteorológicos o la capacidad del aparato para informar sin necesidad de pisar tierra.

Para realizar este proyecto, se adaptaron al dron cuatro alas de gran tamaño en las que se instalaron células solares, encargadas de captar la luz solar, que sirven de energía para mantener el aparato en el aire de manera constante. Por medio de baterías especializadas, esta energía consigue acumularse, facilitando que el dron pueda permanecer volando aun de noche.

Su perfecto diseño aerodinámico consigue que se mantenga en el aire. Lo mejor de todo es que puede recopilar información y mandarla a la base gracias a su cámara de alta definición. Además, por medio de un sistema infrarrojo, aporta datos del clima. Todo esto se logra gracias a sus conexiones, que funcionan de manera móvil y satelital.

Al estar capacitado con inteligencia artificial, le permite volar sin la necesidad de ser pilotado desde tierra. También percibe otros objetos, con el fin de evitar cualquier posible impacto. Hay que sumarle su capacidad para hacer reconstrucciones 3D y llevar a cabo análisis tipográficos.

Su estructura resistente le facilita volar a alturas considerables, así como repeler rayos y soportar tormentas y demás inclemencias del tiempo. Desde tierra siempre se le puede monitorear, en caso de que presente algún tipo de problema y sea conveniente hacerlo aterrizar.

Sin duda, este dron de placas solares es un ejemplo claro de cómo podemos aprovechar lo que tenemos a nuestro alrededor, haciendo uso de las energías renovables y evitar así la contaminación. A esto hay que sumar los beneficios de la autonomía que representa, especialmente para nuestro bolsillo, al permitirnos un ahorro considerable. En todos los aspectos, salimos ganando.

Las pruebas realizadas con el primer dron solar

XSun ya ha puesto a prueba el modelo SolarXOne con resultados muy esperanzadores. En su primer vuelo, que duró aproximadamente 12 horas, se registró un recorrido de más de 600 km de manera ininterrumpida.

Las siguientes pruebas han consistido en comprobar su capacidad para vigilar diferentes vías e infraestructuras, aumentando la seguridad de personas durante las 24 horas al día.

Por otro lado, ha mostrado ser idóneo para monitorear el medio ambiente, sirviendo como recurso para el rescate de personas, así como en la prevención de incendios en el entorno natural, avalanchas y posibles inundaciones que pongan en riesgo a la población civil.

Su facilidad para mantenerse en el aire, gracias a la luz solar, ha conseguido demostrar su efectividad en el sobrevuelo de parcelas, superando las 200 hectáreas y devolviendo información precisa acerca del medio y la vegetación.

Con respecto al mundo marítimo, puede monitorear perfectamente zonas marinas, como ha demostrado en el borde atlántico. Recolecta información del agua, como es la temperatura superficial de esta, la cantidad del petróleo que es transportada por buques, ya sea de manera legal e ilegal, etc. No solo aporta un mayor control, sino que ayuda activamente en la pesca y en la investigación científica de los mares.

Los usos que puede tener un dron autónomo de estas características

El SolarXOne ha demostrado que puede ser utilizado en muchas áreas, con el fin de ayudarnos a la vigilancia e investigación, así como en la prevención meteorológica, etc.

El hecho de poder sobrevolar de manera ilimitada nos permite proteger mejor los bosques y las zonas naturales en general. Así es posible detectar a tiempo desastres, como incendios e inundaciones, permitiendo a los equipos de emergencia una rápida actuación.

En el plano urbanístico, puede convertirse en un perfecto cooperador para la vigilancia y preservación de la seguridad. De esta forma, será posible reducir el número de delitos, siempre que esté supervisado por las autoridades competentes. Sus cámaras de gran capacidad permiten grabar imágenes con una alta resolución, así como transmitirlas a tiempo real a una base terrestre.

Por su autonomía, el dron está capacitado para realizar grandes desplazamientos sobrevolando áreas marítimas. Su inteligencia artificial nos permite captar todo tipo de embarcaciones, así como el traslado de petróleo. Asimismo, facilita la salvaguarda de buques y el control de espacios protegidos y de las fronteras estatales.

Posiblemente, en un futuro y con ayuda de nuevos adelantos tecnológicos, podamos predecir impactos de la naturaleza como la actividad volcánica o la formación de tornados con más exactitud a lo que nos permiten los métodos actuales.

Sin duda, este dron alimentado con energía solar supone el inicio de nuevos prototipos de aeroplanos ecológicos. Solo debemos esperar a que los futuros proyectos puedan ser tripulados por el ser humano y que puedan causar un menor impacto al medio ambiente, cambiando los carburantes por la energía que nos concede nuestro espacio vital.

SolarXOne nos permite avanzar en el mundo de la aeronáutica. Al ser un dron solar completamente automatizado, puede sobrevolar nuestros cielos de forma ininterrumpida. Destacan su fabricación protectora ante las inclemencias del clima, así como sus cámaras de alta tecnología y su inteligencia artificial.