Tiger Woods, operado de sus graves lesiones en la pierna derecha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El golfista estadounidense Tiger Woods, 15 veces ganador de ‘majors’, fue operado este martes de las múltiples lesiones en su pierna derecha tras sufrir accidente de tráfico en Los Angeles, California, aunque se encuentra “despierto, receptivo y recuperándose”.

Woods, de 45 años, estuvo involucrado en una “colisión de tráfico”, dijo el Departamento del Sheriff del Condado de Los Angeles y su coche “sufrió daños importantes”, por lo que tuvo que ser “rescatado” de su interior por los equipos de emergencia. Su representante, Mark Steinberg, confirmó en primer lugar “múltiples lesiones en las piernas” por las que tuvo que ser trasladado a un hospital para ser operado de emergencia por el daño principalmente en la pierna derecha.

“Tiger está actualmente despierto, receptivo y recuperándose en su habitación del hospital”, señaló el comunicado emitido por el departamento de prensa del californiano, que dio las gracias “a los maravillosos doctores” del Harbor-UCLA Medical Center que atendieron al jugador y a los servicios de emergencia por su “sobresaliente apoyo y asistencia” en el momento del accidente.

Según el parte médico, Woods tuvo que pasar por “un largo procedimiento quirúrgico” por las lesiones en su pierna y tobillo derechos para tratar “las fracturas abiertas conminutas (varios fragmentos) que afectaban tanto la parte superior como la inferior de la tibia derecha y los huesos del peroné” y que “se estabilizaron insertando una varilla en la tibia”. Además, las lesiones adicionales “en los huesos del pie y el tobillo” fueron estabilizadas con “tornillos y clavos”.

“El traumatismo en el músculo y el tejido blando de la pierna requirió la liberación quirúrgica de la cubierta de los músculos para aliviar la presión debido a la hinchazón”, añadió Anish Mahajan, director médico y director ejecutivo interino del hospital.

Tiger Woods iba solo en su vehículo cuando sufrió el accidente pasadas las 7.00 horas y según el sheriff Alex Villanueva iría a “una velocidad relativamente mayor de lo normal” descendiendo una colina cerca de Rancho Palos Verdes y en una zona con “una alta frecuencia de accidentes”. “Tiene suerte de estar vivo”, admitió. El golfista estaba consciente y llevaba puesto el cinturón de seguridad.

La presencia del jugador californiano en el condado se debía para pasar una sesión de fotos en sus obligaciones e anfitrión en el torneo Genesis Invitational del PGA Tour del pasado fin de semana, que no jugó debido a una lesión.

“Nos han informado del accidente automovilístico de Tiger Woods. Estamos a la espera de más información cuando salga de la cirugía. En nombre del PGA TOUR y de nuestros jugadores, Tiger está en nuestras oraciones y tendrá todo nuestro apoyo mientras se recupera”, apuntó Jay Monahan, comisionado del PGA Tour.

Woods jugó de forma oficial por última vez en diciembre de 2020 y se sometió a una cirugía para aliviar sus dolores de espalda. La quinta operación de espalda y la primera desde la intervención principal que tuvo en abril de 2017.

Woods ha estado involucrado en varios incidentes automovilísticos. El primero de ellos fue en 2009 cuando se estrelló contra un árbol. Le costó varios acuerdos de patrocinio cuando se reveló que ingresaría en una clínica de rehabilitación.

Y en 2017 fue encontrado dormido al volante de un turismo estacionado y fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol. El californiano dijo que tuvo una reacción inesperada a los medicamentos recetados para el dolor de espalda y nuevamente se inscribió en una clínica rehabilitadora.