Un antiguo estudio de cine convertido en 11 casas de lujo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Conde de Barajas 5 es un edificio situado en el Madrid de los Austrias a muy pocos metros de la Plaza Mayor. Se trata de un inmueble que acogió a las antiguas cabellerizas del Conde de Miranda, hasta que en 1932 se convirtió en los míticos estudios de Cinearte. En este espacio se encontraba un único plató donde se rodaron películas como ‘Día tras día’ o ‘Niñas… al salón’.

Ahora, el activó, propiedad del fondo europeo Prime Cities Fund, se encuentra en plena rehabilitación porque a finales de 2021 pretende convertirse en una de las promociones de viviendas más exclusivas de la capital. En concreto, será un proyecto de 11 casas de ‘alto standing’, que partirán desde los 906.000 euros hasta los 3,5 milones de euros.

Beatriz Hernández, ‘senior consultant’ de Colliers Residencial (comercializadora en exclusiva de este proyecto), recibe a idealista/news en las obras de este complejo para contarnos la historia de este activo y los secretos de la futura promoción de viviendas de lujo. “Este edificio fue las antiguas caballerizas del Conde de Miranda y durante años fue evolucionando hasta que en 1934 se convirtió en los míticos estudios de Cinearte. Aquí se han grabado cientos y cientos de películas y luego ha sido un mítico estudio de grabación de doblaje en España. Con los años ha ido evolucionando hasta ahora que se convertirá en una promoción de alto standing’, asevera Hernández.

Sus comienzos con el nombre de Estudios Linnartz, posteriormente como Estudios Iberofilm, datan de enero de 1933. Sus impulsores fueron el ingeniero de origen alemán Luis Linnartz Volz y Fernando Méndez-Leite que alquilaron un local (antigua ebanistería, que también se encontraba en el activo), dotándola de material y equipamiento para los rodajes. Fueron los primeros estudios sonoros abiertos en Madrid. Tras sucesivos cambios de titularidad y nombres, en 1934 se establecerá definitivamente como Cinearte, según informa el blog Historias Matritenses.

En la actualidad, el inmueble se encuentra en plena transformación, aunque Hernández afirma que las obras están previstas que acaben a finales de octubre de este mismo ejercicio. “El proyecto lo conforman 11 viviendas de lujo de dos y tres dormitorios y de distintas tipologías: seis dúplex, tres ‘lofts’ y dos áticos. Todas las viviendas gozarán de un patio interior común, un espacio ajardinado privativo y unas calidades ‘premium’ en sus acabados. Uno de los áticos es la joya de la corona al contar incluso con una piscina privada, aunque el resto de los propietarios también tendrán acceso a una piscina comunitaria climatizada. Además también habrá una zona ‘wellness’ para realizar prácticas de yoga, entre otras disciplinas”, explica la ‘senior consultant’ de Colliers Residencial.

En estos momentos, la promoción se encuentra en una fase de precomercialización, pero Hernández destaca que ya ha despertado un gran interés por el atractivo de las viviendas y de la localización. “Hasta ahora, el perfil del comprador es un cliente finalista nacional, que conoce la plaza y que sabe disfrutar de su entorno, pero también existe un cierto apetito inversor”, narra.

Las viviendas parten desde los 906.000 euros hasta los 3,5 millones de euros que podría alcanzar el ático con piscina privativa. En clave de sostenibilidad y tecnología, la construcción cuenta con un elevado nivel tecnológico con viviendas amplias y luminosas. Conde de Barajas 5 es diseño y tecnología punta, con una espectacular piscina y central domótica para la gestión y el control de la climatización de todas las estancias, según Colliers.

Sus zonas ajardinadas, interiores y exteriores, ofrecen diferentes espacios de recogimiento a cada vivienda y la posibilidad de aplicar las últimas tendencias en diseño y arquitectura enfocadas al bienestar. Además de la vegetación omnipresente, Conde de Barajas 5 le invita a disfrutar de una serie de ventajas derivadas e innovadoras: confort térmico, confort acústico, ahorro energético y económico, además de una importante mejora en la calidad del aire interior.

“Desde el departamento residencial de Colliers estamos orgullosos de formar parte de este proyecto desde los inicios. Nuestro objetivo es mantener el carácter del proyecto y acompañar a los futuros propietarios a conseguir la vivienda de sus sueños en un lugar único”, afirma Hernández. Una promoción exclusiva que mantendrá algunos elementos originales del edificio como su icónica fachada, que resalta en una plaza muy tranquila en el centro de la capital.