,

Un café en la Cachemira india: El iglú más grande del mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Un café en el interior de un iglú de nieve en una popular estación de montaña en la Cachemira india está cautivando a los visitantes de la conflictiva región del Himalaya, atraídos por la proclama de que se trata del iglú de su tipo más grande del mundo.

La estructura construida en la estación de montaña de Gulmarg, situada a 2.650 metros de altitud en la cordillera del Himalaya, tiene 11,43 metros de alto y 13,56 metros de diámetro, con muros de hasta 1,2 metros de espesor, según los constructores.

El lugar en su interior se divide en dos ambientes, uno para recibir invitados y otro para exhibir piezas de arte y el estilizado tallado hecho en las paredes. Las mesas y sillas, también hechas de bloques de nieve, permiten albergar a unas 40 personas.

Con estas medidas, la construcción de Cachemira superaría al iglú de nieve de la estación de Zermatt, en Suiza, levantado hace seis años con un diámetro interno de 12,9 metros, y que posee actualmente el récord del iglú de cúpula más grande del mundo, certificado por el Récord Guinness.

Los trabajadores, que comenzaron la construcción con las primeras nevadas en Gulmarg, tardaron casi dos meses en completar la edificación, dijo a Efe el propietario del lugar, Waseem Shah.

Para calentarse en medio de unas temperaturas que pueden caer hasta los diez grados bajo cero estos días, los creadores han cubierto las sillas con pieles de oveja para que los visitantes disfruten de una humeante taza de qahwa, el popular té de azafrán de Cachemira.

“Puedes pasar alrededor de una hora dentro del iglú sin ningún problema, pero después de eso sientes mucho frío”, contó a Efe Prakash Seth, uno de los visitantes.

“Fue nuestro primer tipo de experiencia y estamos asombrados”, dijo Seth, mientras disfrutaba de una taza de té con su esposa Kiran Seth.

Gulmarg es uno de los destinos turísticos más buscados en el idílico valle de Cachemira que cuenta con el turismo como una de las principales fuentes de ingresos y empleo.

Sin embargo, el turismo disminuyó debido a una insurgencia armada presente en la región y la contundente respuesta de las fuerzas de seguridad, que se ha cobrado decenas de miles de vidas, en su mayoría civiles.

Nueva Delhi acusa a Islamabad de apoyar el movimiento insurgente, algo que Pakistán siempre ha negado alegando que los cachemires están librando su propia batalla para liberar esta región, la única de mayoría musulmana en la India.

De acuerdo con las autoridades, en los últimos meses ha habido un aumento en el número de visitantes a la región.

“Más de 600.000 turistas (en su mayoría nacionales), visitaron el valle desde abril de 2021”, dijo a Efe un funcionario de turismo.

De estos, más de 300.000 visitaron Gulmarg, un popular destino de deportes de invierno que también se jacta de albergar uno de los campos de golf verdes más altos del mundo.

El director de Turismo, G.N. Itoo, dijo a Efe que el valle recibió 93.000 turistas en noviembre de 2021, frente a los casi 6.300 del mismo mes del año anterior debido a las mayores restricciones por la pandemia.

“Es la primera vez en los últimos siete años que Cachemira registra un número tan grande de turistas”, dijo.