,

Un edificio de madera en Suecia con huella de carbono cero

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Antes de la Revolución Industrial, la madera, junto con la piedra, había sido el material predominante en cualquier tipo de construcción. Poco a poco, a lo largo de los siglos XIX y XX, este material fue perdiendo protagonismo en favor de otros como el cemento y el acero, que permitían construcciones más sólidas y grandes.

Sin embargo, con el paso del tiempo y el desarrollo de nuevas tecnologías y procedimientos de construcción, este material ha ido recuperando parte de su antiguo esplendor. Tanto es así que ahora se está utilizando, incluso, para construir grandes torres y altos rascacielos, como el diseñado por el estudio de arquitectura sueco White Arkitekter, llamado Sara Kulturhus Center.

El impresionante edificio se ha convertido en el segundo más alto del mundo de madera, con sus nada desdeñables 75 metros. Pero no es este el único dato en el que el peculiar proyecto destaca: el estudio afirma que tendrá carbono negativo durante su vida útil. Algo que, en gran parte, se debe a que se ha construido a partir de una combinación de madera laminada cruzada y madera laminada encolada. Con ello, se avanza en el compromiso contraído por el estudio escandinavo, según el cual para 2030, todos los edificios que diseñe serán neutros en carbono.

Skellefteå, la ciudad en la que se encuentra, tiene una larga tradición de construcción con madera y una industria maderera local, pero muchas casas de madera desaparecieron cuando se modernizó el centro de la ciudad. “Combinando la tradición maderera local con tecnología e ingeniería innovadoras, el patrimonio maderero de la ciudad está entrando ahora en una nueva era”, afirman desde el estudio. Con el nuevo edificio, la ciudad contará con un nuevo espacio multiusos que incluye la Galería de Arte Skellefteå, el Museo Anna Nordlander, el Teatro Regional Västerbotten y la nueva biblioteca de la ciudad en sus niveles inferiores, además del The Wood Hotel, restaurantes, spa y centro de conferencias. De esta forma, con esos 75 metros, solo queda por 10 metros por detrás del edificio Mjøstårnet de Voll Arkitekter en Brumunddal, Noruega.

Con todo esto, se espera que se convierta en un destino emblemático en la ciudad, que se encuentra al sur del círculo polar ártico en el norte de Suecia. “Sara Kulturhus Center ofrece un lugar cultural y un hotel de vanguardia que contribuye positivamente a la comunidad local y, al mismo tiempo, es un escaparate internacional para el diseño y la construcción sostenibles”, señalan.

Para garantizar la sostenibilidad, el estudio llevó a cabo un análisis del ciclo de vida de 50 años que tuvo en cuenta el carbono incorporado emitido durante la construcción y operación del edificio, el carbono secuestrado en la madera y las emisiones durante la vida útil del edificio. También se tuvo en cuenta la cantidad de madera nueva que se cultivará durante este período para concluir que, en general, “el edificio captura más carbono del que emite”.

Una bomba de calor geotérmica y 1.200 m2 de paneles solares en los techos del edificio proporcionarán la mayor parte de la energía al edificio, mientras que el resto se suministrará a partir de fuentes renovables. De esta forma, se spera que el edificio muestre cómo se puede reducir o anular el impacto del carbono de los edificios.

Sin duda, con este edificio se ha logrado un hito. “Uno de los mayores desafíos del proyecto fue convencer a la gente de que construyera algo que no se había construido antes. Pero con la voluntad y la ambición de abrir nuevos caminos en la arquitectura de madera y la construcción sostenible, ahora hemos realizado el proyecto con una estructura de madera completa”, señalaron al respecto Robert Schmitz y Oskar Norelius, arquitectos principales.