,

Un hotel boutique rodeado de jardines en Barcelona

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

En el municipio de Sant Andreu de Llavaneres, en plena provincia de Barcelona, se esconde una joya hotelera que busca nuevo dueño. Se trata de un hotel boutique de principios del siglo XX que ha sido reformado recientemente.

El complejo se levanta sobre unos terrenos que ocupan más de 12.000 m2, en los que destacan un edificio principal, otro anexo, amplios jardines y una piscina. «Elegante, coqueto, con un encanto muy especial, bonito, acogedor, romántico, familiar, un oasis de tranquilidad…» son algunos de los atributos que destaca el anuncio sobre esta propiedad que está disponible en el mercado.

El inmueble principal tiene más de 2.600 m2, y es obra del arquitecto Josep Coll Vilaclara, discípulo de Puig y Cadafalch. Fue construido en 1920 y hace cuatro años ha sido reformado. Incluye 32 habitaciones con baño, una gran cocina totalmente equipada, comedor, salones de conferencias y grandes espacios comunes.

Zona de estar del hotel
idealista

Entre sus características más destacadas destaca una entrada espectacular con altos techos y columnas modernistas, las ventanas con las contraventanas de librillo y la forja de sus barandillas y verjas, los arcos interiores y exteriores, las vigas vistas y sus escaleras interiores.

Detalles de las ventanas del hotel
idealista

La finca también cuenta con una edificación anexa de más de 800 m2 construidos que cuenta con 14 habitaciones, pero que necesita una reforma. Y dispone de licencia para edificar 1.000 m2 adicionales. Además, dispone de una piscina y amplios jardines y terrazas exteriores.

Alrededores del hotel
idealista