Una cabaña passivhaus construida con madera del «árbol de la lluvia»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Unir naturaleza y arquitectura no es una idea novedosa, pero siempre es efectiva, al menos si se ejecuta correctamente y con buen gusto. En esta línea, podemos encontrar muchos estudios que trabajan este tipo de construcciones de forma especializada. Uno de ellos es el estudio Olson Kundig, ubicado en la ciudad norteamericana de Seattle, y que es precisamente reconocido por su capacidad de diseñar hermosas casas, cabañas poco convencionales, como es el caso de uno de sus últimos proyectos, al que han llamado Costa Rica Treehouse.

Terraza abierta de Costa Rica Treehouse
Terraza abierta / Nic Lehoux

El proyecto encuentra su inspiración en el mismo lugar en el que se ha levantado, la selva en Santa Teresa, Costa Rica. “Costa Rica Treehouse está inspirada en la jungla de su sitio densamente boscoso en la costa del Pacífico de Costa Rica”, explican. Tanto es así que se ha construido con madera de teca procedente de una cercana y con madera de la especie nativa samanea saman, o «árbol de lluvia», para las vigas de soporte más grandes, y el diseño interior y exterior de la casa del árbol sumerge a los visitantes en la jungla costarricense.

Salón de Costa Rica Treehouse
Salón / Nic Lehoux

La casa de tres pisos y casi 200 metros cuadrados se eleva sobre las copas de los árboles. Diseñada para imitar una cabaña de surf al aire libre, la llamativa casa está completamente inmersa en la jungla pero también ofrece amplias vistas de la cercana Playa Hermosa. Para enfatizar la importancia del paisaje circundante, el diseño ancla la estructura en el terreno inclinado del suelo del bosque, lo que permite a los visitantes ingresar a la casa en la planta baja o a través del dosel del puente colgante en el segundo nivel.

Terraza abierta de Costa Rica Treehouse
Terraza abierta / Nic Lehoux

Para minimizar el impacto ambiental en el suelo, la casa del árbol se expande hacia arriba para lograr un efecto funcional. El primer piso alberga la cocina y el comedor, con una terraza contigua y una pequeña piscina, mientras que el dormitorio principal y las áreas de estar ocupan los pisos superiores. “El proyecto tiene una huella intencionalmente pequeña y es bastante alto, lo que nos permitió mantener una ligera influencia en el sitio mientras interactuamos con el paisaje natural de diferentes maneras en los tres niveles de la casa”, aseguran para explicar cómo redujeron el impacto sin necesidad de renunciar al espacio y a las vistas.

Además, para ahondar en la sostenibilidad, la cabaña está diseñado para operar según los criterios passivhaus, de modo que “el hogar está destinado a respirar y permanecer abierto a los elementos en este ambiente templado semitropical”. Otro elemento que tener en cuenta es que la casa funciona con energía solar y cuenta con un sistema de recolección de agua de lluvia, ayudado por un techo en voladizo de metal y madera.

Planta baja de Costa Rica Treehouse
Planta baja / Nic Lehoux

Un sistema de persianas de madera de doble pantalla operado manualmente deja entrar la luz del día y el aire tropical, y la casa se puede abrir completamente a los elementos. De esta manera, los ocupantes pueden vivir y trabajar entre la vegetación forestal en la planta baja y disfrutar de un precioso paisaje desde la tercera.