Una casa prefabricada hecha con contenedores que se puede ubicar sobre el agua

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Desde Polonia nos llega un nuevo episodio en la historia de las cabinas portátiles creadas a partir de contenedores. En este caso, de la mano del multidisciplinar Wiercinski-Studio, que ha trabajado para diseñar una de ellas utilizando dos contenedores de acero.

La gran ventaja de esta estructura es que está formada para servir como un entorno de vida remoto y un espacio de trabajo integrado, planteado como una forma de dar respuesta a la nueva realidad pospandémica. El prototipo de las imágenes se encuentra dentro del jardín comunitario junto al parque Szelagowski en Poznan, Polonia. Los contenedores se prepararon completamente en la nave de producción, mientras que su transporte y montaje en la parcela se realizó en un día, y solo quedaron los últimos trabajos de acabado interno en el sitio. Uno de los objetivos es que se pueda reubicar en cualquier lugar, incluso sobre el agua.

El resultado es un espacio habitable durante todo el año compuesto por dos contenedores de transporte adaptados, de 12 x 2,5 metros y 2,9 metros de altura. La cabaña se colocó parcialmente sobre el techo de contenedores previamente en pie, que sirven como espacio de almacenamiento para un jardín. Debido a la pendiente del terreno y las vistas, el sólido se desplazó a la mitad de su longitud, creando una gran terraza en un lado frente al río cercano, y en el otro lado, se acercó a la parcela, disminuyendo la altura necesaria para acceder al interior.

Dentro de la casa prefabricada encontramos una sala de estar, la cocina, el área de trabajo, un dormitorio y un baño completamente funcionales. En total, se logró obtener un total de 54 m2 de espacio útil y 24 m2 de espacio en la terraza. Las paredes están aisladas con espuma en aerosol y acabadas con madera contrachapada de abedul, lo que le da una atmósfera única al interior. Mediante el uso de materiales adecuados, fue posible obtener 2,6 metros de altura interna a la luz y ocultar el dintel creado al conectar los marcos de los contenedores.

La característica fachada hecha de chapa trapezoidal gruesa se dejó intencionalmente intacta, para mostrar la sinceridad de la construcción en bruto. Las paredes están pintadas de un color verde tenue que permite que la cabina se mezcle a la perfección con el entorno natural. En la sala de estar con vista al río, se han instalado grandes ventanales en los lugares donde se ubican las puertas metálicas. En los alzados laterales, las ventanas se han colocado en el medio de la altura de la pared para dejar tantas opciones de disposición interior como sea posible. La cabina se complementa con las escaleras exteriores de acero y una característica balaustrada arqueada en la terraza.

Todos los muebles, incluido el banco, la mesa y la silla con respaldo redondo, también forman parte del diseño de Wiercinski-Studio. Todos los elementos individuales, así como la propia cabina, están diseñados para ser adaptables y móviles. De esta manera, la casa deja de ser una propiedad atada a un lugar específico, cambiando su ubicación y acompañando a los propietarios en cada etapa de su vida.