Vivir en el campo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Para gustos los colores, se suele decir. Pues bien, como es cuestión de gustos y cada uno tiene el suyo, hay quienes prefieren que en el diseño de su casa predominen los colores oscuros. En este caso, así son los ladrillos oscuros cubren Villa Tennisvägen, una casa en el extremo sur de Suecia, entre un bosque de pinos. El proyecto se concibió en el estudio Johan Sundberg Arkitektur, con sede en Lund (Suecia), dispuso alrededor de un exuberante patio y una piscina.

“Situada en la costa sur de Scania, Ljunghusen es una localidad famosa por sus playas de arena y el bosque de pinos de Ljungskogen que la rodea. En el corazón de este bosque se encuentra Villa Tennisvägen”, explican en su web.

La casa fue especialmente diseñada para una pareja y sus dos hijos, y se compone de varios volúmenes interconectados dispuestos en forma de U alrededor del jardín y la zona de la piscina. Los muros exteriores del edificio están revestidos con ladrillo gris oscuro de la firma danesa Petersen, lo que le confiere robustez y uniformidad. El tono oscuro y la sutil variación de los ladrillos ayudan a que la casa se mezcle con su entorno natural.

“Los ladrillos Kolumba de color gris oscuro dan a las fachadas una variación natural, creando una casa que está subordinada a su ubicación. Por las noches, el ladrillo se mezcla visualmente con los troncos de los árboles y se aleja del foco, convirtiéndose en uno con su entorno”, afirman.

Una puerta principal de madera y pantallas de listones que cubren algunas de las ventanas se destacan contra las fachadas de ladrillo, con la madera haciéndose eco del tono y la textura de los árboles cercanos. En las elevaciones que dan al patio central, el aluminio gris oscuro utilizado para el borde del balcón y los marcos de las ventanas complementa el entablado de ladrillo y madera.

La paleta de materiales utilizada en todo el proyecto se limita a crear una mayor consistencia y cohesión. El uso de materiales cálidos como el roble y el cedro en el interior de la casa crea un contraste con el exterior con una imagen más ruda. Los accesorios interiores, incluida la carpintería que se combina con materiales como el mármol para dar una sensación de lujo natural al interior.

Una gran sala de estar y la cocina y el comedor contiguos forman el principal centro social en el corazón de la casa. Estos espacios habitables están revestidos con puertas de vidrio de altura completa que se abren directamente a la terraza adyacente.

Una escalera en la unión entre las salas de estar y el ala que contiene los dormitorios de los niños conduce a una suite principal separada para los padres. Un balcón se extiende a lo largo de este piso superior, que contiene el dormitorio principal, el baño, el vestidor y un espacio de actividades.

Frente a las habitaciones de los niños hay un ala de invitados que también alberga una sauna, un gimnasio y áreas funcionales, incluido el garaje. Una claraboya ilumina el garaje y la entrada de invitados, que se abre a dos pasillos con ventanas de altura completa que dan al jardín.