Una galería de arte en China que rinde homenaje al budismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El budismo ha tenido una larga historia en China y ha sido fundamental para dar forma a la cultura y la tradición chinas. El budismo chino es una de las formas más antiguas de budismo en la historia y la religión extranjera más antigua de China. Los budistas de este país creen en una combinación de taoísmo y budismo Mahayana, el último de los cuales enseña que la iluminación se puede lograr en una sola vida.

Como en todas las sociedades, su propia evolución genera cambios importantes, algo que se refleja en los valores y prioridades de las personas. Y la pérdida de influencia del budismo y su forma de ver la vida es una de estas consecuencias en un país que, como China, ha vivido grandes cambios en las últimas décadas.

Por eso, en su momento, llamó, y mucho, la atención que un joven de la populosa ciudad de Xiamen, Jiang Shen, decidiera dedicar su vida a la difusión del pensamiento budista a través del arte de la escultura. “Jiang quiere que más personas presten atención al arte de las estatuas de Buda, que alguna vez estuvo confinado a los templos. Ha innovado la forma tradicional de hacer estatuas de Buda y ha fusionado muchos elementos del diseño moderno en sus obras”, señalaba el diario China Daily.

Para poder profundizar en su tarea y lograr su objetivo, el estudio Team BLDG, con sede en Shanghai, ha diseñado un espacio adecuado para su difusión. La obra de los arquitectos ha consistido en convertir la casa de baños de una antigua fábrica de aluminio en la ciudad de una galería de arte y un estudio llamado The Field.

Después de reorganizar y simplificar el exterior del edificio, el estudio lo pintó a mano con el mismo amarillo sándalo que el interior, un color que también se asocia tradicionalmente con el budismo.

El estudio quería crear una arquitectura oculta e invisible que funcionara como un intermedio para mostrar las estatuas de Buda y contener la esencia del budismo. La forma de la antigua casa de baños aún es visible, pero la mayoría de las ventanas originales en las fachadas principales fueron eliminadas, lo que resultó en una apariencia sólida y monolítica. El gran árbol de magnolia fuera del edificio también influyó en el diseño y guía a los visitantes al interior al mismo tiempo que conecta los volúmenes apilados.

En el interior del estudio, se agregaron varios tragaluces, tanto redondos como cuadrados, agrupados y aislados, formando una gama de experiencias espaciales y utilizando únicamente la luz natural para resaltar las diferentes estatuas de Buda. En días claros, el salón principal de doble altura recibe una ‘lluvia de luz’. Para neutralizar y suavizar los volúmenes generales, los exteriores e interiores se unieron utilizando el mismo yeso amarillo sándalo.

La luz decide en qué habitación se colocan las estatuas de Buda del artista, con estatuas hechas de materiales densos como madera y piedra en la habitación luminosa donde sus sombras cambian constantemente con la luz del sol. En la habitación oscura, se exhiben estatuas hechas de materiales transparentes, incluidos vidrio y jade.

El equipo BLDG también agregó una escalera de caracol al interior del edificio, que conduce a una terraza en la azotea justo al lado del árbol de magnolia. Otra escalera, esta vez interior, sirve para conectar dos de los bloques, mientras que se eliminaron las gruesas paredes del hueco del ascensor para crear un pozo de luz iluminado por uno de los nuevos tragaluces.