Una impresionante casa prefabricada de lujo perdida en una isla del Caribe

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Un lugar paradisíaco más una casa de ensueño. Este es el binomio que podemos encontrar en Sail House, la maravillosa vivienda que se levanta en un Bequia, una isla en San Vicente y las Granadinas, que si destaca por algo es por la exuberancia que desprende. Con su peculiar forma, esta casa prefabricada rinde homenaje a las tradiciones marítimas locales y hace de la sostenibilidad como su concepto central.

Esta obra obra de David Hertz Architects presenta una serie de techos tensores que evocan la imagen de velas ondeando en los barcos que alguna vez frecuentaron las aguas de la isla caribeña. Pero no se trata solo de eso, también hay motivos técnicos que influyeron en el diseño. La intervención de estructura única es una respuesta a las condiciones climáticas ecuatoriales de la región, con las membranas extensibles que crean voladizos y ofrecen sombra a una escala que no es factible con las estructuras de techo convencionales. Estos toldos también están dispuestos para recoger el agua de lluvia y crear una chimenea térmica que aumenta la ventilación de la chimenea de la estructura.

“El proyecto lleva el nombre de los techos de tracción de inspiración náutica, formas que son una respuesta contextual a la cultura náutica de las Granadinas y también a los sistemas de construcción medioambientales. Las membranas del techo brindan sombra del sol ecuatorial y recolectan agua”, señalan en la página web.

Por la parte inferior, se accede a una serie de formas construidas que consisten en la residencia principal y algunas casas de huéspedes a través de un camino en pendiente que conduce a los visitantes al garaje y al espacio habitable principal en el nivel del suelo.

Sorprende saber que gran parte de la estructura de Sail House es prefabricada. Esta noción se extiende a los cimientos del diseño de la casa, donde una caja de concreto que ancla el conjunto de formas construidas al terreno inclinado cumple una función auxiliar como cisterna para la recolección de agua de lluvia. Las vigas de aluminio, en voladizo angular de este bloque, actúan como soportes para los cables que sostienen las marquesinas de tracción en su lugar, emulando los mástiles y aparejos de un barco.

Cuando el agua de lluvia cae sobre las marquesinas del techo, se dirige hacia las placas de sujeción de acero inoxidable en sus bordes, que canalizan el líquido recolectado hacia los mástiles de aluminio unidos a las cisternas de abajo. El agua recolectada aquí también se puede usar para llevar aire más frío hacia los niveles más altos de la estructura a través del mástil central cuando sea necesario.

En el nivel inferior, cerca de la base de la cisterna de bloques de concreto, un diseño de piscina curva se extiende a lo largo del borde del sitio, con un área de descanso interior adyacente, una pérgola y una amplia terraza. En el centro de la piscina hay una plataforma cerrada que se eleva sobre una columna de metal, que se asemeja a un mirador de nido de cuervo con cañón, una característica que se ve a menudo en los mástiles de los barcos de vela. Un puente colgante lo conecta con el balcón que recorre todo el piso superior. Este nivel alberga un dormitorio con baño adjunto y una oficina.

El diseño prefabricado de la casa también incorpora características sostenibles como la recolección de aguas pluviales y paneles fotovoltaicos, que permiten que la residencia produzca suficiente agua y energía para todo el año. En combinación con el almacenamiento de agua y los sistemas de protección solar, estas características refuerzan aún más la capacidad de recuperación de la casa dentro de los climas tropicales del Caribe.