,

Unas divertidas casas perdidas en un bosque a las afueras la ciudad china de Wuhan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Natural Campsite es un proyecto puesto en marcha por el estudio de diseño chino Wiki-World. Desarrollado en las afueras de la popular ciudad china de Wuhan, nació para servir como campo de experimentos con estructuras prefabricadas de madera para avanzar en las técnicas de este tipo de construcción. Además, también es un campus donde los cursos de construcción están abiertos tanto a la comunidad local como a los estudiantes universitarios, con el objetivo final de ofrecer a las personas interesadas alternativas para poder seguir estilos de vida sostenibles.

Uno de los nuevos experimentos que allí se ha llevado a cabo ha sido realizado por Wiki-World y Advanced Architecure Lab. Este consistió en añadir al complejo tres nuevas cabañas a las que han apodado Forest Cabin de forma genérica, aunque cada una de ellas recibe su propio nombre: Flying Cube, Magic Cube y Cube Bricks. Se trata de un conjunto de casas nuevas que emplean de forma lúdica formas y materiales únicos.

Los diseñadores entrevistaron a familias locales en busca de orientación, lo que les impulsó a imaginarse viviendo en la naturaleza. Según los estudios, los niños comentaron que las cabañas de este tipo parecían juguetes perdidos en el bosque, y esa fue la base sobre la que se crearon estas cabañas.

Con unos 80 m2 cada una de ellos, los tres edificios prefabricados están construidos con madera extraída de la zona. Además, para proteger el entorno, aunque las cabañas están muy próximas entre sí, se han construido conservando su propio entorno protector de árboles.

Ese aspecto de juguete con el que los niños relacionaban este tipo de construcciones es evidente por dentro y por fuera. El Flying Cube es una casa en el árbol reflectante, elevada a 4,5 metros sobre el suelo y accesible mediante una escalera. El área debajo de la estructura actúa como un espacio de reunión cubierto con una chimenea a un lado. Su interior consiste en un espacio de madera simple con una red para dormir abuhardillada. Dos grandes ventanales se abren para dejar entrar aire fresco, mientras que una terraza ofrece vistas elevadas de las cabañas vecinas.

Magic Cube y Cube Bricks se construyen a partir de bloques de madera modulares y encajan como Legos para formar las estructuras. Cube Bricks cuenta con una sala de estar modesta con una estufa de leña central y un desván para dormir con vista a los árboles. Afuera, un porche es lo suficientemente grande como para que quepan dos sillas.

Magic Cube se puede expandir para crear nuevos espacios con dos alas con paneles. Uno actúa como una entrada extendida mientras que el otro agrega un porche cubierto. Una gran puerta corrediza de vidrio se abre hacia la sala de estar, que es un área pintoresca que refleja las otras dos cabinas.

Las cabañas del bosque se construyeron con fines educativos y como estructuras divertidas y lúdicas. Sin duda, con ellas se ha logrado dar forma a ese sentimiento expresado por los más pequeños, creando un espacio que permite hacer volar la imaginación de quien lo visita.