Venta récord de la colección de arte del cofundador de Microsoft que supera los 1.600 millones

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La subasta de la colección privada de arte del difunto cofundador de Microsoft, Paul G. Allen, ha superado los 1.600 millones de dólares (1.559 millones de euros), convirtiéndose en la mayor venta de un solo propietario en la historia de las subastas. Obras de Georges Seurat, Paul Cézanne, Vincent van Gogh, Paul Gauguin y Gustav Klimt se vendieron por más de 100 millones de dólares en dos noches de subasta en Christie’s en Nueva York que batieron el récord.

Las obras de arte de la colección de Allen, que abarcan 500 años de historia del arte, se ofrecieron el miércoles y el jueves pasado, y toda la recaudación se destinó a causas filantrópicas, según comunicó la casa de subastas. Christie’s había estimado inicialmente que las más de 150 obras se venderían por un total de 1.000 millones de dólares, pero la cifra récord se superó incluso antes de que concluyera el primer día.

Las obras de los artistas contemporáneos Jasper Johns y Lucian Freud también estuvieron entre las que batieron el récord uno de los días de subasta, cuando se vendieron más de 1.500 millones. Pinturas de Edward Hopper, Georgia O’Keeffe y Jackson Pollock se encontraban entre las docenas de obras que se vendieron el segundo día, añadiendo 115,9 millones de dólares al total.

La mayor venta de la subasta fue un cuadro del francés Georges Seurat, una versión de 1888 de Las modelos (retrato de grupo), considerada una obra cumbre del puntillismo y que ha alcanzado los 149,24 millones de dólares, casi cinco veces el récord anterior de la obra del artista francés.

Por otra parte, el óleo sobre lienzo de Cézanne «La Montagne Sainte-Victoire», una de las más de 30 vistas que pintó de la cordillera francesa, se vendió por casi 137,8 millones de dólares. Allen adquirió la famosa escena alpina en 2001 por 35 millones de dólares, entonces el segundo precio más alto pagado por un Cézanne en una subasta, según Max Carter, vicepresidente de arte del siglo XX y XXI de Christie’s.

Cezanne
Paul Cezanne (1839-1906), La Montagne Sainte-Victoire 

Christie’s

Un cuadro de Van Gogh, «Verger avec cyprès», se vendió casi por 117,2 millones de dólares para convertirse en la obra más cara del artista jamás vendida en una subasta. Pintado en Arles, Francia, dos años antes de la muerte del artista, es «tan especial como cualquier Van Gogh que hayamos ofrecido en 30 años», según Carter.

Vicent Van Gogh
Vicent Van Gogh (1853-1890), «Verger avec cyprès» 

Christie’s

Las otras dos obras que atrajeron ofertas de nueve cifras fueron «Maternité II» de Gauguin, que alcanzó los 105,7 millones de dólares, y «El bosque de abedules» de Klimt, un paisaje a gran escala que se vendió por más de 104,5 millones de dólares.

Gustav Klimt
Gustav Klimt: «Birch Forest» 

Christie’s

Esta última obra, que muestra una escena de bosque moteado en las afueras de Viena y está pintada en el romántico estilo Art Nouveau de Klimt, es «casi como un cuento de hadas», dijo Carter. La venta estableció un nuevo récord de subasta para el artista austriaco una década y media después de que formara parte de una venta histórica que incluía cinco obras maestras de Klimt que fueron saqueadas por los nazis.

El cuadro de Gauguin también pulverizó un récord anterior de subasta para la obra del artista (aunque uno vendido en una venta privada en 2015 supuestamente superó los 300 millones de dólares). Allen compró el lienzo, que tiene matices religiosos en su composición de madre e hijo, en 2004 por una cifra récord de 39 millones de dólares.

Maestros contemporáneos

Tras pasar varias décadas reuniendo su colección, Allen prestó obras a museos de todo el mundo, como la National Gallery y la Royal Academy of Arts de Londres y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

La exposición «Seeing Nature», basada en su colección, recorrió Estados Unidos en 2016 y 2017 con paradas en el Seattle Museum of Art y el Minneapolis Institute of Arts, entre otros. Allen falleció en 2018 a causa de un linfoma no Hodgkin a los 65 años.

Aunque la mayoría de las obras más vendidas del miércoles se remontan al siglo XIX, las obras maestras contemporáneas también alcanzaron cifras récord.

Una obra de la década de 1980 del pintor británico Lucian Freud, «Gran interior, W11 (según Watteau)», se vendió por 86 millones de dólares, pulverizando el anterior récord del artista, de 56,2 millones. Allen adquirió el cuadro en 1998 por 5,8 millones de dólares, unos 15 años después de que Freud lo completara.

Lucian Freud
Lucian Freud (1922-2011), Large Interior, W11 (after Watteau) 

Christie’s

El cuadro, que ha sido ampliamente expuesto en todo el mundo, le llevó a Freud dos años completarlo. Está inspirado en las figuras del artista francés Jean-Antoine Watteau «Les Jaloux (Los celosos)» de principios del siglo XVIII. Pero Freud pobló su arremolinada escena interior con sus propios seres queridos.

Por otra parte, en las dos noches se pusieron a la venta un total de seis obras de Jasper Johns, el prolífico artista estadounidense que organizó una retrospectiva en dos ciudades, Nueva York y Filadelfia, el año pasado. El miércoles, «Pequeño falso comienzo» se vendió por más de 55,3 millones de dólares.

Además de establecer un récord de subasta para el pintor de 92 años, es ahora una de las obras más caras de un artista vivo que se han subastado.

La diversidad de obras de la colección de Allen se extiende no sólo a diferentes periodos de tiempo, sino también a diversos medios. Las esculturas de Alberto Giacometti y Louise Bourgeois también estuvieron presentes en los dos días de venta, junto con un móvil colgante de Alexander Calder, un jarrón de cerámica de Pablo Picasso y un cartel de neón del artista estadounidense Bruce Nauman.